Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Operaciones navales.

Moderadores: Lutzow, Lutzow

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Así es, incluso aunque no se lograsen impactos, cada ataque torpedero obligaría a maniobrar a toda la línea británica y perder demora ante sus perseguidores... Pero el gran Churchill, un genio para encontrar justificaciones a posteriori, se olvida alegremente de la masa de destructores alemanes y la práctica falta de escolta de la agrupación británica... Y mientras tanto, los destructores de Tyrwhitt perdiendo el tiempo frente a Harwich, una chapuza en toda regla...

Saludos.


Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Después de habernos entretenido un rato con el análisis contrafactual, toca continuar con el ladrillo, pues aún queda mucho por narrar…

Cuando los Escuadrones de Batalla alemanes viraron a babor en dirección Sureste, el crucero acorazado SMS Roon y sus destructores, que habían navegado directamente por delante de los acorazados, ahora se encontraban en la retaguardia de la nueva formación. Durante cuarenta minutos, las dos Flotas rivales navegaron en cursos casi paralelos, los destructores británicos al Sur de los alemanes, los cruceros de batalla y acorazados británicos al Suroeste, tan cerca que las pantallas de unidades ligeras continuaron chocando entre sí. A las 6:16, el SMS Roon vio y fue visto por el averiado HMS Lynx y su escolta el HMS Unity, alejándose de ellos pues su Capitán reconoció a los destructores como británicos y le preocupaba el riesgo de un ataque torpedero con el cielo todavía oscurecido. Cuando informó de ello a Ingenohl, el Comandante en Jefe creyó confirmada su creencia de que el mar estaba plagado de enemigos, sin sospechar que los destructores británicos avistados en los distintos encuentros eran siempre los mismos, de modo que a las 6:20 ordenó un nuevo giro hacia babor y, a la máxima velocidad que daban los pre-dreadnoughts, se dirigió directamente hacia Alemania. No existía razón objetiva para tomar esa decisión, pues el encuentro con algunos destructores nada significaba, y aún si Ingenohl hubiese estado en lo cierto y toda la Grand Fleet en el mar, su huida condenaba al Primer y Segundo Grupos de Reconocimiento, por lo que su proceder raya la cobardía.

Con el HMS Lynx fuera de combate, el mando del pequeño grupo de destructores británicos había pasado al Capitán Jones, Comandante del HMS Shark, al frente ahora de cuatro destructores, pues el HMS Hardy había logrado reparar su sistema de gobierno, aunque con su velocidad máxima reducida a 26 nudos. A las 6:20 Jones ordenó a estos barcos que tomaran rumbo Sureste, esperando avistar a los acorazados de Warrender para la escolta diurna, tal y como estaba previsto. A las 6:50 vio humo al Sureste y nueve minutos más tarde descubrió cinco destructores alemanes. Lo que Jones estaba viendo era la pantalla del SMS Roon, formada por los cinco destructores avistados más los cruceros ligeros Stuttgart y Hamburg, que ahora formaban la retaguardia de la Hochseeflotte.

Imagen
SMS Roon.

Sin pensárselo dos veces los destructores británicos atacaron a toda velocidad, hasta que al acercarse Jones reconoció la silueta de un gran crucero de cuatro chimeneas que se encontraba detrás de los destructores alemanes, y que se identificó correctamente como el SMS Roon. Rápidamente se dirigió hacia el Noreste y señaló a Beatty a las 6:50: "Me mantengo en contacto con el crucero acorazado Roon y cinco destructores que navegan hacia el Este". Desafortunadamente para los británicos el esfuerzo del HMS Shark por informar estuvo plagado de problemas. Inicialmente, tuvo dificultades para enviar su mensaje debido a las interferencias inalámbricas alemanas y, en consecuencia, el mensaje no fue recibido hasta las 7:25. Además, en la oscuridad y confusión de la batalla, la agrupación de destructores británicos había perdido su verdadera posición y su informe situaba a sus barcos a quince millas de donde realmente estaban. Warrender recibió el mensaje, al igual que el crucero de batalla HMS New Zealand, asignado por Beatty para actuar como barco de guardia para las transmisiones a los cruceros de batalla por los destructores británicos, pero sin ninguna otra razón discernible que no sea la incompetencia, desde el HMS New Zealand no se pasó esta información a Beatty.

Mientras tanto los destructores británicos continuaban manteniendo el contacto con el SMS Roon, intentando alcanzar una posición desde la cual poder lanzar sus torpedos, pero a las 7:40 fueron contraatacados por los cruceros ligeros SMS Stuttgart y Hamburg, que no habían sido descubiertos hasta ese momento, por lo que Jones cambió de rumbo apresuradamente, aumentó la velocidad a 26 nudos e informó a Beatty: "Dos cruceros ligeros me persiguen hacia el Oeste". Los destructores británicos dejaron rápidamente atrás a sus perseguidores y a las 8:02 el SMS Roon señaló a los SMS Stuttgart y Hamburg que abandonan la caza, invirtiesen el rumbo y se dirigieran hacia el Sureste siguiendo la estela de la Flota de Alta Mar. Este movimiento no fue advertido por los destructores británicos, que continuaron navegando hacia el Noroeste, acercándose rápidamente a la agrupación de Beatty y contactando a las 7:50 con los cruceros ligeros de Goodenough, que servían de pantalla a los cruceros de batalla.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Warrender intentaba comprender lo que estaba sucediendo. Desde las 5:40, cuando el HMS Lynx había señalado que se enfrentaba a destructores alemanes, sabía que una fuerza de superficie enemiga estaba en el mar, pero nadie le había proporcionado posiciones, rumbos o velocidades con precisión. Por lo tanto, Warrender decidió continuar hacia el Sureste hasta el punto de encuentro de la mañana. La señal del HMS Shark de que había identificado un gran crucero acorazado no alteró su plan; si había una fuerza de cruceros alemanes detrás de él hacia el Noreste, sería mejor dejarlos internarse en el Banco de Dogger lo más lejos posible antes de que él y sus acorazados viraran hacia el Norte para cortarles la retirada. A las 7:10 Warrender pudo ver a los lejos los cruceros ligeros de Goodenough y, unos minutos más tarde, los cruceros de batalla de Beatty. También esperaba ver a Tyrwhitt y sus flotillas de destructores, pero Tyrwhitt no estaba por ningún lado. De hecho, todavía se encontraba donde le había dicho el Almirantazgo: a 160 kilómetros de distancia, dentro de los campos minados de Yarmouth, esperando órdenes. Pese a ello, mientras los Escuadrones británicos maniobraban para tomar posiciones tras alcanzar el punto de reunión, todos los presagios parecían favorables: el día amanecía con un cielo salpicado de nubes, un mar en calma y toda la visibilidad que podía proporcionar una clara mañana de invierno.

Beatty había pasado la madrugada en el puente del HMS Lion con Chatfield, su Capitán, y cuando los destructores británicos en el flanco de Warrender señalaron por primera vez que estaban en contacto con el enemigo y bajo el fuego de cruceros ligeros, Chatfield le preguntó a Beatty “si podía virar para apoyarlos, pero él se negó. Llegaron señales de que uno o dos de nuestros destructores lo estaban pasando mal. Me pareció una oportunidad maravillosa para nosotros acudir en su apoyo, pero Beatty tomó la línea de que Warrender estaba al mando, tenía que cumplir sus órdenes y acudir a la cita". Esta actitud nos hace presumir que, en el caso de haberse encontrado las dos Flotas principales, Beatty no actuaría por libre como su historial nos invita a suponer, sino que seguiría las órdenes de su superior.

Sin embargo, cuando a las 7:25, Warrender recibió la señal del HMS Shark acerca del avistamiento del SMS Roon, asumió que Beatty también había recibido el mensaje y que los cruceros de batalla británicos se dirigían hacia la posición que el destructor había dado. Hasta las 7:36 Warrender no sospechó que algo andaba mal y preguntó a Beatty: "¿Has recibido un mensaje del Lynx?". Pero como sabemos no lo había hecho, ni tampoco recibió este mensaje del HMS King George V, lo que probablemente salvó al crucero acorazado germano. Posteriormente, cuando Beatty llevó sus cruceros de batalla al punto de reunión, alejándolos de la posición dada por el HMS Shark, Warrender supo que algo andaba terriblemente mal y a las 7:55 escribió a Beatty con urgencia: "¿Vas a ir tras el Roon?" Beatty se sorprendió. "No he recibido nada acerca del Roon", respondió. Warrender reenvió inmediatamente los mensajes que había recibido, y justo cuando en el HMS Lion los estaban descifrando, desde el HMS New Zealand tuvieron a bien reenviar a su buque insignia los mensajes que ellos sí habían recibido, con media hora de retraso. Beatty actuó rápidamente para interceptar al SMS Roon, cambió el rumbo y envió al HMS New Zealand, el más cercano, hacia el punto indicado por los destructores navegando a 24 nudos, acompañado por los cuatro cruceros ligeros de Goodenough, mientras los otros tres cruceros de batalla seguían su estela a 22 nudos. En otras ocasiones hemos visto a Beatty navegar a la máxima velocidad que daban sus buques, en esta se mostró más precavido de lo habitual en él.

Se inició la persecución del SMS Roon y el HMS New Zealand, seguido por el resto de cruceros de batalla británicos, estaba cerrando lentamente distancias cuando una nueva serie de mensajes comenzaron a llegar a la sala inalámbrica del HMS Lion. A las 8:42 se interceptó una señal del crucero ligero HMS Patrol, líder de la flotilla de Hartlepool, a unas 150 millas del HMS Lion, donde informaba que se estaba enfrentando a dos cruceros de batalla enemigos. No se dio ninguna posición, pero todos sabían que el HMS Patrol pertenecía a la Novena Flotilla de Destructores, que patrullaba cerca de la costa de Yorkshire. Beatty vaciló durante unos minutos, por muy preocupante que fuera el mensaje, odiaba tener que abandonar la persecución del SMS Roon, una buena presa, un buque de casi 10.000 toneladas pero que cualquiera de sus cruceros de batalla podría hundir sin dificultades. Diez minutos más tarde, el problema se resolvió mediante una segunda intercepción, a través de un mensaje del Almirantazgo a Jellicoe en Scapa Flow: "Scarborough está siendo bombardeada". A las nueve en punto Beatty tomó su decisión, se abandonó la persecución del SMS Roon, se ordenó al HMS New Zealand que se reuniera con el Escuadrón de Cruceros de Batalla y Beatty dirigió todos sus barcos directamente hacia Scarborough.

Warrender había interceptado los mismos mensajes e, incluso antes de que Beatty hiciese retroceder a los cruceros de batalla, había dirigido sus acorazados hacia el Oeste. A las 9:35, las fuerzas británicas navegaban en dos grupos principales: los cuatro cruceros de batalla de Beatty junto a los cuatro cruceros ligeros de Goodenough estaban diez millas por delante y al Noroeste de los seis acorazados de Warrender y los cuatro cruceros acorazados de Pakenham; parecía que nada podía salvar a Hipper de la trampa preparada por el Almirantazgo.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

La mañana del 16 de Diciembre encontró a Winston Churchill, que había dormido en el Almirantazgo, esperando noticias: “Estaba en mi baño cuando se abrió la puerta y un Oficial entró apresuradamente desde la Sala de Guerra con un mensaje que agarré con la mano goteando: 'Cruceros de batalla alemanes bombardeando Hartlepool'. Salté fuera del baño, poniéndome la ropa sobre el cuerpo húmedo, y corrí escaleras abajo hacia la Sala de Guerra. El Primer Lord del Mar (Fisher) acababa de llegar desde su despacho contiguo; Oliver, que invariablemente dormía en la Sala de Guerra y casi nunca la abandonaba durante el día, marcaba las posiciones en el mapa. Los telegramas de todas las estaciones navales de la costa afectadas por el ataque y las interceptaciones de señales de nuestros barcos en las cercanías que se comunicaban entre sí llegaban a raudales, dos o tres por minuto”.

Desde la perspectiva de la estrategia naval, esta era una noticia que el Grupo de Guerra del Almirantazgo había esperado: los alemanes habían caído en una trampa británica. “El bombardeo de ciudades abiertas todavía era nuevo para nosotros en ese momento”, continuó Churchill. “Pero, después de todo, ¿qué importaba eso ahora? El mapa de guerra mostraba los cruceros de batalla alemanes a tiro de piedra de la costa de Yorkshire mientras ciento cincuenta millas hacia el Este, entre ellos y Alemania, cortando matemáticamente su línea de retirada, navegando en las posiciones exactamente previstas, se encontraban cuatro cruceros de batalla británicos y seis de los acorazados más poderosos del mundo. Asistida y precedida por sus cruceros ligeros y destructores, esta Flota compuesta por nuestras naves más modernas y veloces, todas armadas con los cañones más gruesos que existían a flote, podía cubrir y vigilar eficazmente con buen tiempo un frente de casi cien millas. En las posiciones en las que el amanecer reveló a los antagonistas, solo una cosa podría permitir a los alemanes escapar de la aniquilación a manos de una fuerza abrumadoramente superior, solo una ansiedad dominaba los pensamientos de la Sala de Guerra del Almirantazgo, la visibilidad. En ese momento era bastante buena, tanto Warrender como Beatty tenían horizontes de casi diez millas. No había nada desfavorable en las indicaciones meteorológicas. A las 9 de la mañana cesó el bombardeo alemán y sus barcos pronto se perdieron de vista desde tierra, sin duda en su viaje de regreso a casa. Tener este tremendo premio —el Escuadrón de cruceros de batalla alemán, cuya pérdida mutilaría fatalmente a toda la Armada alemana y nunca podría ser reparada— en realidad dentro de nuestras garras, y que todo el evento se convirtiera en un velo de niebla, fue una terrible experiencia”.

El día anterior, Churchill y sus colegas del Almirantazgo habían anulado la solicitud de Jellicoe de involucrar a toda la Grand Fleet en la trampa que le tendían a Hipper. Ahora, de repente, decidieron que Warrender y Beatty debían ser reforzados. Jellicoe, que ya tenía a sus barcos levantando vapor en Scapa Flow, recibió la orden de llevarlos al mar. A Bradford, con el Tercer Escuadrón de Batalla (los ocho pre-dreadnoughts clase King Edward VII) ubicado en Rosyth se le ordenó que se uniera a Warrender. (Jellicoe, como Comandante en Jefe, modificó esta disposición del Almirantazgo. Quería concentrar todo el poder de la Grand Fleet; en consecuencia, le ordenó a Bradford que no se uniera a Warrender sino que se reuniera con él). La fuerza de Harwich, con sus cuatro cruceros ligeros y dos flotillas de destructores, por fin recibió órdenes de unirse a Warrender. Tyrwhitt intentó obedecer ansiosamente, pero una vez sus barcos fuera de los bajíos de Yarmouth, hacia el mar abierto, pronto descubrió que sus destructores, sumergidos en grandes olas y azotados por vientos huracanados, estaban sufriendo mucho, y les ordenó regresar. Tyrwhitt procedió solo con sus cuatro cruceros ligeros y ordenó una velocidad de 25 nudos, descubriendo que en esas aguas, sus buques apenas podían alcanzar 15.

El fondo del mar en el Suroeste de Dogger Bank era peligrosamente poco profundo para los acorazados, británicos o alemanes, pues aunque la profundidad mínima es de unos 15 metros, en su fondo se encuentran multitud de restos de barcos hundidos, cuyos mástiles y superestructuras oxidados a veces se elevaban cerca de la superficie. Para evitar estos peligros de navegación sumergidos, los Escuadrones británicos que navegaban hacia el Oeste para interceptar a Hipper se dividieron; Beatty rodeó la zona peligrosa por el Norte, Warrender lo hizo por el Sur. Antes de las 11:00, Beatty ya la había dejado atrás y se dirigía hacia Scarborough, pero ahora se avecinaba un nuevo obstáculo. A principios de otoño, los alemanes habían colocado dos grandes campos de minas, cada uno de entre treinta y cuarenta millas de largo y diez millas mar adentro, frente a la costa de Yorkshire. Los británicos habían localizado los campos y, considerándolos útiles como protección contra las incursiones, los habían engrosado y mejorado sembrando minas adicionales. Entre estos dos campos de minas había una brecha de Norte a Sur de entre quince a veinte millas de ancho, que Hipper había utilizado para acercarse a la costa. Ahora, Warrender, ansioso por encontrar a Hipper a toda costa, señaló a Beatty: "Los cruceros ligeros deben atravesar el campo minado para localizar al enemigo". Simultáneamente, solicitó permiso al Almirantazgo para llevar sus acorazados a través de las mismas aguas minadas, una petición un tanto disparatada. En este punto intervino Jellicoe, que estaba monitorizando todos los mensajes hacia y desde el Almirantazgo. El Comandante en Jefe era muy consciente de la ubicación de los campos de minas y lógicamente pensaba que Hipper, al intentar escapar, se dirigiría hacia el Este a través del mismo espacio que habría utilizado para entrar. A las 10:04 Jellicoe envió una señal a Warrender y Beatty con la ubicación exacta de la brecha Scarborough-Whitby y añadiendo: "El enemigo con toda probabilidad saldrá por allí". A las 10:55, el Almirantazgo respondió a la pregunta de Warrender sobre llevar sus barcos a los campos minados: “El enemigo probablemente regresará directo hacia Heligoland. Debes mantenerte fuera del campo minado y maniobrar para interceptarlo". Los británicos estaban casi en posición de lograrlo, los acorazados y los cruceros acorazados de Warrender se dirigían hacia el extremo Sur de la brecha; Beatty, diez millas al Norte, se dirigía directamente hacia el extremo Norte de la brecha con sus cruceros ligeros extendidos en abanico por delante de sus cruceros de batalla; Tyrwhitt subía desde Yarmouth para unirse a Warrender. La trampa se estaba cerrando. “A las once en punto”, escribió Churchill, “los cuatro cruceros de batalla alemanes, con sus cruceros ligeros que regresaban independientemente sesenta millas por delante de ellos, navegaban hacia el Este rumbo a Heligoland a su máxima velocidad. Al mismo tiempo, nuestros cuatro Escuadrones navegaban hacia el Oeste en un amplio barrido directamente hacia ellos. La distancia entre las Flotas era de unos ciento sesenta kilómetros y se acercaban entre sí a una velocidad relativa de más de sesenta kilómetros por hora”.

Entonces intervino el clima. La promesa de un amanecer con tiempo despejado, buena visibilidad y mar en calma se había cumplido durante la mayor parte de la mañana. Ahora, un poco después de las once en punto, con los Escuadrones de cruceros de batalla opuestos a solo cien millas de distancia y dirigiéndose directamente uno hacia el otro, el tiempo cambió de repente. A las 11:05, cuando la tripulación de HMS Southampton fue enviada a almorzar, dejaron la cubierta bajo un sol brillante. Quince minutos más tarde, cuando regresaron a sus puestos, se encontraron con lluvia y fuerte viento, que soplaba del Noroeste y empujaba la tormenta que había zarandeado a los pequeños barcos de Hipper cerca de la costa inglesa. Chubascos de lluvia y brumas pesadas se deslizaron sobre el agua, la visibilidad se desplomó, primero a cinco millas, luego a dos, a veces a una. Beatty, que navegaba contra el viento, se vio obligado a reducir la velocidad a 18 nudos. En la siguiente media hora, espesas nieblas y lluvias torrenciales provenientes del Noroeste azotaron el mar hasta convertirlo en una espuma blanca y, en ocasiones, se perdió de vista a los cruceros ligeros de Goodenough desde los cruceros de batalla. En estas condiciones, a las 11:25, el HMS Southampton, la nave más al Sur en la descubierta de Beatty, descubrió varios buques enemigos tres millas adelante y navegando directamente hacia él. Eran el crucero ligero SMS Stralsund y ocho destructores, algunos de los barcos que Hipper había enviado de regreso debido a la fuerte marejada frente a las costas inglesas.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Brigada
Brigada
Mensajes: 952
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 26 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Como siempre, amena lectura plagada de aspectos no militares estrictamente pero que influyen en el resultado militar. Se lee con el agrado de una novela, si no fuera porque conocemos el desenlace.

!Salud!
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18680
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 20 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por pepero »

¿Tienes algún mapa que refleje todos estos movimientos de las flotas? Ayudaría mucho a situar los contendientes.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

De los últimos movimientos no, pero este a gran resolución sobre la acción entre las fuerzas ligeras puede resultar de ayuda, pues señala con claridad los campos de minas y la brecha entre ellos, por donde debía salir la agrupación de Hipper tras los bombardeos:

Imagen

Gracias gcoenders, pero poco mérito, este hilo es básicamente un ejercicio de traducción libre...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18680
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 20 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por pepero »

Gracias por la imagen.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

De nada, espero que te sirva... Yo no tengo la facilidad de Minoru o MiguelFiz para crear mapas tirando del Paint, de hecho no sé ni hacer un círculo...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Cuando Goodenough, como sabemos al mando de los únicos cuatro cruceros ligeros que formaban la descubierta de Beatty, descubrió buques no identificados entre la bruma, al Sur de su posición, emitió señales de reconocimiento, que no obtuvieron respuesta, por lo tanto se preparó para entablar combate. Las condiciones de visibilidad eran malas, el mar embravecido y el viento del Noroeste no ayudaba porque el humo de los disparos ocultaba el blanco, de modo que no se logró ningún impacto, tampoco por parte alemana, pues el SMS Stralsund devolvió el fuego antes de virar hacia el Sur. Goodenough señaló a Beatty: "Comprometido con crucero enemigo" y el HMS Birmingham acudió en su apoyo. Al poco tiempo desde el HMS Southampton se descubrieron otros dos cruceros ligeros alemanes, los SMS Strassburg y Graudenz, además de varios destructores, pero totalmente involucrado en el combate, Goodenough no informó de estos nuevos avistamientos a Beatty, y esta omisión desencadenó una cadena de errores por parte de los británicos que tendría graves repercusiones en su afán por atrapar los cruceros de batalla de Hipper.

Imagen
HMS Southampton.

Beatty, a unas pocas millas al Noroeste, podía ver desde el puente del HMS Lion que el HMS Southampton estaba en acción al observar los destellos de los disparos entre la niebla. La confirmación llegó con la señal de Goodenough: "Comprometido con crucero enemigo". Beatty estaba dispuesto a que el HMS Southampton se enfrentase a un crucero ligero alemán, también a que el HMS Birmingham dejara su pantalla para unirse al combate, aunque cualquier crucero ligero clase Town (ocho piezas de 152 mm) tenía que ser capaz de superar con facilidad a uno alemán (doce piezas de 10,5 cm). Pero le preocupaba que con la partida de dos de los cuatro cruceros ligeros de su descubierta, por una parte resultaría más complicado localizar su objetivo principal, el Primer Grupo de Reconocimiento alemán, y por otra sus cuatro cruceros de batalla quedarían expuestos y vulnerables a un ataque por parte de los destructores alemanes que se sabía escoltaban a los buques capitales de Hipper, según el mensaje descifrado por la Room 40. Despojado de sus destructores, que ahora escoltaban a los acorazados de Warrender, solo dos buques, los HMS Nottingham y Falmouth, formaban su exigua descubierta. De repente, incluso estos dos barcos comenzaron a abandonarle; con disgusto y consternación, Beatty observó desde el puente del HMS Lion como los dos cruceros ligeros que le quedaban cruzaban su proa en dirección al HMS Southampton. El Contralmirante no entendía nada, pensaba que los HMS Southampton y Birmingham estaban combatiendo contra un solo crucero ligero alemán. Si Goodenough le hubiera indicado que habían aparecido otros cruceros ligeros y destructores enemigos, Beatty podría haber intuído que el Comodoro se había topado con la descubierta de Hipper, asumiendo que debido al mal tiempo los cruceros de batalla alemanes seguirían su estela de cerca, por lo tanto es casi seguro que Beatty hubiera virado con todos sus buques en dirección Sur, lo que probablemente hubiese conllevado el hundimiento de varios cruceros ligeros y destructores germanos.

Sin embargo Beatty no pudo hacer ninguna suposición porque Goodenough solo le había informado del encuentro con el primer buque alemán, el SMS Stralsund. Por lo tanto, a las 11:50, cuando vio que los HMS Falmouth y Nottingham le dejaban para unirse a los HMS Southampton y Birmingham, el Contralmirante lo consideró un inútil desperdicio de sus limitados recursos. Irritado, se volvió hacia su Teniente de bandera, Ralph Seymour, y le ordenó: "Dile a ese crucero ligero que recupere el puesto", refiriéndose al HMS Nottingham. Seymour no tenía claro qué buque era el HMS Nottingham y cuál el HMS Birmingham, ambos de la misma clase y perdiéndose entre la bruma. Como nombrar un barco incorrectamente en la señalización causaría confusión, le indicó al operador del reflector que se dirigiera a él simplemente como "crucero ligero", por lo tanto el mensaje que se envió fue “Crucero ligero reanude la pantalla en misión de descubierta. Tome puesto cinco millas por delante". La señal estaba dirigida directamente al HMS Nottingham y destinada solo a él, sin embargo, como no se incluyó el nombre del crucero ligero, su Capitán asumió que la señal estaba destinada a todo el Escuadrón de cruceros ligeros y le pasó la señal al Comodoro Goodenough. Desde el HMS Birmingham, a popa del HMS Southampton y también disparando contra los buques alemanes, asimismo se vio la señal del HMS Lion e igualmente se la pasó a Goodenough. Al recibir ambos mensajes, el Comodoro, aunque en acción contra el enemigo, sintió que debía obedecer. Con enorme desgana, interrumpió el combate y maniobró sus barcos para regresar hacia los cruceros de batalla, momento en el que se avistó brevemente al SMS Stralsund, tomándolo por otro crucero alemán aún no reportado y señaló a Beatty: "Los cruceros enemigos se dirigen rumbo Sureste".

Cuando el Contralmirante recibió este mensaje, se dio cuenta de que el HMS Southampton había abandonado su lucha con el enemigo y se sintió desconcertado. A las 12:12, señaló bruscamente a Goodenough: "¿Qué ha ocurrido con el crucero ligero enemigo?"

"Desaparecieron en dirección Sur cuando recibí su señal para reanudar la pantalla", respondió Goodenough.

Beatty se sorprendió de que un Oficial naval británico interrumpiera una acción. "Enfréntate al enemigo", señaló sin rodeos.

Goodenough, desventurado, respondió: "No hay ningún enemigo a la vista ahora".

Beatty, ahora enfurecido, preguntó: “¿Cuándo y dónde fue visto por última vez al enemigo? Cuando veas al enemigo, enfréntate a él. Se hizo la señal para reanudar la posición anterior al Nottingham. No puedo entender por qué, bajo ninguna circunstancia, no persiguió al enemigo".

Después de esta aguda crítica pública de su superior (las señales de Beatty eran visibles para todos los barcos del Escuadrón), Goodenough se sintió fatal, sensación que como veremos en el análisis de la operación no se mitigaría durante los siguientes días, pues Beatty nunca aceptó la excusa de que estaba cumpliendo sus órdenes. En ese momento, el único consuelo del Comodoro es que cuando viró las fuerzas ligeras alemanas se dirigían hacia el Sureste, directamente hacia donde se encontraban los acorazados de Warrender. El contacto parecía seguro y la destrucción de los buques germanos también; el contacto de produjo, la destrucción no, como veremos debido a un nuevo error cometido por los británicos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Brigada
Brigada
Mensajes: 952
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 26 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Realmente un elemento tan clave como las comunicaciones no estaba realmente probado. Al parecer las prácticas en tiempo de paz de poco sirven para prever los imprevistos del combate real entre dos escuadrones numerosos. El combate de las Malvinas, con buena visibilidad y muchos menos buques, no había desvelado esta deficiencia.

¡Salud!
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Le quisieron cargar todo el muerto a Goodenough, que tuvo su parte de culpa al no avisar de que se había topado con más de un crucero ligero alemán, pero las órdenes de Beatty tampoco fueron claras y Seymur, su protegido, demostró ser bastante inútil durante toda la guerra (en este Raid, en Dogger Bank y en Jutlandia...). Pensaba que su posición era muy segura pero tuvo un trágico final tras la guerra, aunque es un tema que me guardo por si algún día escribo el proyectado libro sobre Jutlandia/Skagerrak...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53089
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 159 veces
Agradecimiento recibido: 98 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Sin poder saber que los cruceros ligeros de Goodenough habían abandonado la persecución, las fuerzas ligeras alemanas siguieron navegando en rumbo Sureste, lo que inevitablemente les llevó a toparse con la agrupación de Warrender, que se encontraba a unos 25 kilómetros de la de Beatty. Cuando desde el SMS Stralsund se avistaron seis poderosos acorazados navegando casi de vuelta encontrada, sobre las 12:15, el Capitán Retzmann, con gran presencia de ánimo, ordenó hacer la señal de reconocimiento que anteriormente había aprendido debido al requerimiento del HMS Southampton. Este hecho, unido a la mala visibilidad debido no solo a la niebla, sino a un chubasco torrencial que ocultaba a los buques alemanes, engañó momentáneamente a los británicos, llegando a pensar Warrender que eran los barcos de Tyrwhitt quienes se acercaban. El Vicealmirante, en el puente del HMS King George V, no llegó a ver los buques alemanes, pero por esos caprichos de la visibilidad, desde la 2ª División del Escuadrón de Batalla situado a menos de un kilómetro de distancia del buque insignia, no solo pudieron avistarlos sino reconocerlos como enemigos. El Capitán Dreyer, del HMS Orion, ordenó que sus cinco torres dobles de 343 mm apuntasen al crucero alemán en cabeza, solicitando al Contralmirante Arbuthnot, al mando de la División, permiso para abrir fuego. Pero Arbuthnot se negó: “No, no hasta que el Vicealmirante ordene “abran fuego”, pero la orden nunca llegó y nadie disparó contra los alemanes. Dreyer estaba desolado, diciendo más tarde: "Nuestro momento de gloria se había perdido", escribiendo posteriormente sobre Arbuthnot: “Nunca me habló de este episodio, pero estoy seguro por su silencio de que se sintió mortificado al darse cuenta de que había sido demasiado puntilloso. Si hubiéramos disparado, los otros cinco acorazados lo habrían hecho".

Imagen
HMS Orion.

Unos minutos más tarde, el propio Warrender avistó al SMS Stralsund y otros buques por la amura de estribor del HMS King George V. Era difícil saber el número de barcos alemanes, simplemente se los podía ver de vez en cuando mientras salían de un chubasco y desaparecían en otro. En cualquier caso, Warrender tampoco abrió fuego, solo ordenó a Pakenham que los persiguiese con sus cuatro cruceros acorazados, en lo que resultó un ejercicio inútil, pues pese a la mala mar los cruceros ligeros germanos pronto dejaron atrás a los lentos buques de Pakenham, logrando por fin vía libre hacia sus bases, no sin antes informar a Hipper de los encuentros que habían tenido.

A las 11:30, los barcos de Hipper navegaban hacia el Este en dirección a la brecha entre los campos de minas, directamente hacia la agrupación de Beatty. Nueve minutos más tarde recibió un mensaje del crucero ligero SMS Stralsund, a unas ochenta millas por delante de sus propios buques, informando que se había encontrado con barcos enemigos, y agregó: "Me persiguen", siendo esta la primera noticia que recibió Hipper acerca de que buques de guerra británicos estaban operando en esta parte del Mar del Norte. A las 11:50, consciente de que Ingenohl y el grueso de la Hochseeflotte estaban corriendo hacia casa, decidió que debía ser él quien acudiese en socorro de sus fuerzas ligeras, aumentando la velocidad a 23 nudos y virando hacia el Sureste. Mientras lo hacía, recibió un nuevo mensaje de los cruceros ligeros señalando su posición más al Sur en su huida tras combatir con los HMS Southampton y Birmingham. Por tanto, a las 12:17, Hipper cambió ligeramente de rumbo para aproar hacia la nueva posición indicada por el SMS Stralsund; en ese momento la agrupación de Beatty se encontraba a menos de cincuenta kilómetros de distancia.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Frente Naval”