El Imperio de Carlos I PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 32
MaloBueno 
Escrito por RMM   
Viernes, 15 de Octubre de 2010 17:36

Aclaracion: El siguiente texto no es una biograf√≠a sino un trabajo hecho por el autor para relatar los hechos principales que caracterizararon el imperio espa√Īol desde la vista de uno de los principales personajes de la epoca.. Carlos I
Primeros a√Īos.

Carlos I de Espa√Īa y V de Alemania naci√≥ en la Ciudad de Gante (Belgica) en el a√Īo de 1500 y murio en el Monasterio de Yustes en la Provincia de Caceres en 1558, fue hijo de Felipe el Hermoso y Juana de Castilla. La formaci√≥n pol√≠tica de Carlos I fue muy atendida y estuvo a cargo de su t√≠a Margarita y de Adriano de Utrecht , que era dean de San Pedro de Lovaina y mas tarde habr√≠a de ser papa con el nombre de Alejandro VI. A los 15 a√Īos fue declarado mayor de edad Carlos I, pasando seguidamente a ser soberano de los Pa√≠ses Bajos. Su desconocimiento de la pol√≠tica espa√Īola le llevo a firmar con el Rey de Francia, Francisco I, sucesor de Luis XII, el Tratado de Par√≠s, por el que fue garantizada la libertad de acci√≥n en el ducado de Mil√°n a los franceses.



Carlos I en 1548.

El Rey Fernando el Cat√≥lico, que ya hab√≠a visto el peligro que para sus conquistas italianas representaron las vacilaciones de su yerno Felipe el Hermoso, tuvo el temor de que a su muerte se aprovechara Francia para sacar las ventajas territoriales que no hab√≠a podido conseguir militarmente. Por esto, decidi√≥ desligar a la corono espa√Īola con sus complicados problemas propios, de los asuntos que ocurr√≠an en Europa Central, y nombro heredero de la corona Espa√Īola a su segundo nieto, Fernando, que hab√≠a nacido en Alcala de Henares y educado totalmente bajo su tutela.

Cuando le llegaron estas noticias al Príncipe Carlos inmediatamente nombro como embajador ante el Rey Catolico a su preceptor y amigo Adriano de Utrecht, para asi poder evitar esta solucion.
Las gestiones en el mismo sentido de los licenciados Zapata y Vargas y del doctor Carvajal consiguieron que el Rey Fernando cambiara su criterio y as√≠ fue anulado el testamento de Burgos, quedando el pr√≠ncipe Carlos como heredero de Espa√Īa; parece que esta anulaci√≥n testamentaria fue principalmente para evitar una guerra civil entre ambos hermanos. Como gobernador interino quedo el Cardenal Cisnero.

En el a√Īo de 1520 a la muerte de su abuelo Maximiliano de Austria, heredaba los estados patrimoniales de la cas de Austria que eran: Austria, Estiria, Carniola y El Tirol, y el derecho a la elecci√≥n del imperio alem√°n. Ademas de esta herencia reuni√≥ Carlos las siguientes: por parte de su abuela paterna recibi√≥ las posesiones de Flandes, El Franco condado, Artois y las aspiraciones al ducado de Borgo√Īa; de su abuelo materno, Fernando de Aragon, recibia los estados espa√Īoles de la Corona de Aragon, mas las posesiones italianas de Cerde√Īa, Sicila y Napoles; por ultimo de su abuela materna, Isabel la Cat√≥lica, el Reino de Castilla, con las plazas del Norte de √Āfrica y las tierras de America.


El imperio de Carlos I

En 1517 Carlos I se encontraba en Espa√Īa; en un principio, estos no manifestaron gran simpat√≠a por el nuevo rey, que vino acompa√Īado de un nutrido s√©quito de consejeros y privados flamencos. En las cortes de Valladolid de 1518 pidieron los procuradores de las ciudades la separaci√≥n de todo extranjero de los cargos de gobierno, mostrando su disgusto por haber sido nombrado arzobispo de Toledo el joven Guillermo de Croy, sobrino del omnipotente De Chevres. Otras manifestaciones de descontento se escucharon en las cortes que se celebraron en las ciudades de Zaragoza y Barcelona en 1519. En esta ciudad recibi√≥ la noticia de la muerte de su abuelo Maximiliano. Carlos I presento su candidatura al trono alem√°n y fue elegido emperador el mismo a√Īo en la Dieta de Frankfurt para lo que hizo sus preparativos de viaje en el Puerto de La Coru√Īa, convocando las cortes en Santiago de Compostela. . La petici√≥n que hizo a los procuradores de nuevos subsidios fue denegada por los representantes, que reiteraron las quejas sobre la eliminaci√≥n de extranjeros en todos los cargos eclesi√°sticos y civiles. Las prisas del emperador obligaron a levantar las sesiones, que convoco para corto plazo en La Coru√Īa, con animo, como as√≠ ocurri√≥, de ganar a su favor algunos de los mas influyentes procuradores. Ya que obtuvo la ayuda econ√≥mica para sufragar los gastos de la coronaci√≥n imperial se embarco para Alemania, dejando como regente a Adriano de Utrecht.¬ī

La elecci√≥n de Carlos V como Emperador de Alemania fue mas honorifica que real, ya que a causa de la organizaci√≥n feudal del Imperio Alem√°n, era muy limitada la autoridad del soberano de Alemania. Sin embargo, sus consejeros lo consideraron como el mas elevado triunfo, y as√≠ empezado a anteponer su titulo de Rey de Romanos y Emperador al de la reina Do√Īa Juana su madre, con la que hab√≠a de firmar en com√ļn las disposiciones y pragm√°ticas de los reinos de Espa√Īa. De mala forma tomaron los castellanos estos hechos que le obligaron que Espa√Īa no quedaba supeditada por debajo del imperio

La guerra de las comunidades y las germanias.

En las principales ciudades de Castilla como Toledo, Segovia, Avila, Soria, Zamora, Leon, Valladolid, Burgos y otras produjo verdadera irritación el que Carlos antes de ir a Alemania hubiera nombrado como regente al cardenal flamenco. Segovia arrastro por las calles a su procurador. La ola de descontento se extendió por todo el reino de forma rápida, y tras el incendio de Media del Campo por las tropas del regente Adriano de Utrecht, se concreto l alestar en un movimiento de las principales ciudades, perfectamente organizado. Toledo propuso a las demás ciudades castellanas la constitución de una comunidad al frente de la cual figuraba la Junta Santa.

Padilla, Bravo, Maldonado y Zapata fueron los principales jefes militares de los comuneros que vieron acatada su autoridad en gran parte de Castilla, llegando a visitar a la reina Juana de Castilla, que se hallaba recluida en el Castillo de Tordesillas en Valladolid. Los primeros jefes comuneros pertenecía a todas las clases sociales y en general fue una oposición al absolutismo, llevada conjuntamente por los sectores sociales como los nobles, alto clero y oligarquias de los consejos, que durante la Edad Media habían tenido fuerza política.

Zoom in (real dimensions: 650 x 456)
Ajusticiamiento de los capitanes comuneros en Villalar.

Las medidas de Carlos I para atajar el mal fueron r√°pidas y eficaces, consigui√≥ separar a la nobleza del movimiento comunero mediante el nombramiento de los nuevos regentes, el Almirante Don Fadrique Enriquez y el Condestable don Y√Īigo de Velasco, que hab√≠an de colaborar en la regencia con Adriano de Utrecht. Por otra parte, el Rey de Francia, en guerra con Carlos I, quiso ayudar a los rebeldes, y ante este hecho fueron muchos los comuneros que abandonaron sus filas para engrosar las del ejercito de los imperiales. Llevadas las discrepancias al terreno de las armas, fue desfavorable la guerra de los comuneros; en 1521, en la aldea de Villalar quedaron totalmente derrotados. Los jefes sublevados fueron ejecutados p√ļblicamente al d√≠a siguiente. Juan de Padilla hab√≠a perdido dos meses en Torrelobaton esperando refuerzos, pero solamente se le unieron los segovianos y salmantinos, dirigidos por Bravo y Maldonado respectivamente. Al abandonar Torrelobaton, los comuneros fueron ya atacados por la poderosa caballer√≠a de los imperiales, que les infligieron una grave derrota.


Al mismo tiempo que se sublevaron los comuneros en Castilla, ocurri√≥ en Valencia y en Mallorca otro levantamiento conocido con el nombre de german√≠as o hermandades: estas tuvieron un car√°cter social, ya que, los gremios y las cofrad√≠as populares aprovecharon las milicias en las que se hab√≠an constituido para defender las costas de Levante contra los piratas berberiscos, se sintieron lo suficientemente capaces para vencer a los nobles. Ya en el a√Īo de 1503, Cullera hab√≠a sido asaltada por piratas berberiscos y turcos y desde entonces los menestrales hab√≠an sido armados y organizados por orden de los Reyes Cat√≥licos para evitar la repetici√≥n del hecho. En 1519 apareci√≥ en Valencia una epidemia que se extendi√≥ por toda la ciudad, afectando a gran parte de las autoridades. Se formo una junta de trece miembros, que dirig√≠an el cardador Juan Lorenzo y tejedor Sorolla, quienes obtuvieron de Carlos I el permiso para organizarse y armarse. El virrey de Valencia Don Diego Hurtado de Mendoza, Conde de Melito, obtuvo mucha ayuda por parte de los nobles castellanos, pero fue incapaz de mantener el orden y se refugio en el Castillo de J√°tiva desde donde huy√≥ a Denia, comenzando entonces la sublevaci√≥n, a la que pronto se sumaron otros dirigentes como Peris, y Palomares. El levantamiento fracaso despu√©s de provocar enormes violencias y desordenes y mancharse de un sinf√≠n de cr√≠menes que terminaron poniendo del lado de los nobles a la mayor parte de la poblaci√≥n en 1532.


Las guerras contra Francia

Imagen
Francisco I.Francisco, en su ambición de llegar a ser Emperador del Sacro Imperio, empujó a Europa a la guerra

Las rivalidades surgidas por Italia, durante el siglo XV entre Espa√Īa y Francia, se acrecentaron de forma grande en el Siglo XVI entre Carlos I y Francisco I. Las principales causas de la rivalidad entre ambos monarcas fueron varias; en primer lugar, era Carlos heredero de la pol√≠tica aragonesa antifrancesa que hab√≠a existido desde tiempos de Alfonso V, que en manos del rey cat√≥lico hab√≠a adquirido grandes vuelos y, en cambio, jamas renuncio Francisco a sus posibles derechos en las posesiones italianas. Carlos por su parte manten√≠a pretensiones sobre el Ducado franc√©s de Borgo√Īa, y como Conde de Flandes que era, no quiso aceptar dependencia de Francia, ambos monarcas hicieron grandes regalos para obtener el nombramiento de emperador de Alemania, y por ultimo siendo j√≥venes y ambiciosos, aspiraron al predomino exclusivo de Europa, rompiendo el equilibro de las naciones.

Las guerras entre Francia y Espa√Īa fueron cuatro, separadas por muy cortos periodos donde prevaleci√≥ la paz. La primera termino con la Paz de Madrid y se desarrollo de 1520-1526; la segunda concluyo con la paz de Cambray o de las Damas y fue de 1526-1529; la tercera finalizo con la tregua de Niza y es de 1536 a 1538 y la cuarta por la paz de Crespy de 1542 a 1544. Cuando muri√≥ el rey de Francia Francisco I, todav√≠a tuvo Carlos que luchar nuevamente con su sucesor Enrique II, poniendo fin a la guerra la tregua de Vaucelles de 1547-1556.

La prolongaci√≥n de la lucha es lo primero que se puede ver a simple vista, teniendo en cuenta la extensi√≥n de los dominios de ambos contendientes que, favorable en el caso de Espa√Īa, no llego en ning√ļn momento a resultados decisivos. Sin embargo, debe pensarse, que los estados que conformaban Francia formaban una perfecta unidad nacional que se desarrollaba alrededor del monarca, en tanto Carlos tuvo que gobernar sobre territorios bastante independientes que carec√≠an de un ideal pol√≠tico com√ļn, pudiendo afirmarse que las empresas exteriores del emperador gravitaron con preferencia sobre sus dominios de Espa√Īa. Ademas los complejos asuntos que reclamaban la atenci√≥n de Carlos I de Espa√Īa y V de Alemania, como la lucha contra los protestantes y la guerra contra Turqu√≠a, a los que estaba obligado por su preponderante situaci√≥n en Europa, no le dejaron tiempo para terminar una campa√Īa decisiva.

Italia fue el escenario fundamental de la primera guerra entre Francisco I y Carlos I.Los franceses fracasaron en su ayuda a los comuneros que en la península ibérica se levantaban contra el Emperador. En la región de Milán se dio en 1525 la batalla de Pavía, en la que cayo prisionero Francisco I, que fue llevado preso a Madrid y se vio obligado a firmar la paz en el Castillo de los Lujanes. Las hostilidades comenzaron en 1521 y la tirantez de relaciones se produjo al oponer Carlos a la antigua pretensión francesa sobre los reinos de Navarra y Napoles. El propuesto matrimonio entre Carlos I con Luisa quera hija del rey francés, no significo nada, y así aprovechando la rebelión de los ya mencionados comuneros, formo Francisco I tres ejércitos, uno de los cuales tendría que actuar en Navarra y los dos restantes en Italia y Luxemburgo, respectivamente.

Las tropas que fueron enviadas a Espa√Īa por Francia estaban comandadas por Andres de Foix, se√Īor de Lesparre; se apoderaron de toda Navarra, pero no pudieron restablecer en el trono navarro a los Albrets, a causa del fracaso que los franceses tuvieron ante la ciudad de Pamplona. El ejercito galo penetro en Castilla con animo de ayudar a los comuneros, y llegaron a saquear la regi√≥n de la Rioja, hasta que la reacci√≥n de las tropas espa√Īoles imperiales se produjo; en Equiroz y Noain fueron totalmente derrotados, y su mismo general Andres de Foix cayo prisionero, esto ocurrria el 30 de Junio de 1521. Un nuevo intento franc√©s de invasi√≥n se llevo a cabo cuatro meses despu√©s, pero, no pudieron avanzar mas alla de Fuenterrabia. La guerra hab√≠a comenzado bajo los peores auspicios para el Emperador Carlos, cambiar√≠a de curso despues de los fracasos de Francisco I en la frontera flamenca y de la alianza que Carlos firmo con el papa Leon X y el rey de iInglaterra Enrique VIII.

La decisi√≥n de la campa√Īa se realizo en las tierras de Italia, aqu√≠ el imperial marques de Pescara y el General Pontificio Prospero Colonna tomaron el Milanesado, que estaba defendido por Lautrec y en Octubre de 1522 destrozaban en Bicocca a las tropas francesas, logrando con ello la expulsi√≥n total del ejercito franc√©s de las tierras italianas.


Mapa de la batalla de Bicocca.

Entre tanto, la compenetración en el campo aliado se hacia mas estrecha cada vez y al morir el Papa Leon X, le sucedía en el trono pontificio Adriano VI de Utrecht, antiguo maestro del emperador, quien por otra parte, visito Inglaterra y se entrevisto con Enrique VIII, al que se le ofreció las regiones francesas de la Normandia y la Guyena como premio a una operación combinada de invasión a Francia. También tuvo en esta lucha un gran valor, para la causa del Emperador Carlos I, la deserción de las filas francesas del Mariscal de Borbon, que, enojado con su seor el Rey de Francia Francisco I, se paso al campo de Carlos, destrozando la Provenza y sitiando la ciudad de Marsella.

En el a√Īo de 1524, Francisco I, al frente de un enorme ejercito invadi√≥ Italia, sin ninguna dificultad se apodero de la regi√≥n del Milanesado; por parte del ejercito imperial, mandado por Antonio Leyva, se refugio en la plaza fuerte de Pav√≠a, en donde privado de toda ayuda resisti√≥ heroicamente el cero cinco meses, hasta que llegaron los refuerzos del Emperador Carlos I, mandados por el duque de Borbon y auxiliados por el Marques de Pescara, Carlos de Lanoy y Jorge Frundsberg. No obstante la superioridad de los franceses era tan manifiesta, que Francisco I no tuvo el inconveniente de aceptar el combate sin levantar el sitio de Pavia y el 24 de Febrero de 1525 comenz√≥ la batalla decisiva.


La batalla de Pavia por un pintor anonimo. Esta batalla fue una victoria decisiva de Espa√Īa en la que cayo prisionero Francisco I.

Se inicio por la posesi√≥n del parque de Montebello, en donde, las descargas de la artiller√≠a francesa diezmaban al ejercito espa√Īol. El impetuoso Francisco I dio orden de cesar el fuego para acabar por medio de una carga de caballer√≠a; pero cuando esto ocurri√≥ se rehicieron los arcabuceros espa√Īoles, y el mismo Antonio Leyva, enfermo y sobre una litera, salio de Pav√≠a, colocando al ejercito franc√©s entre dos fuegos. El triunfo espa√Īol fue absoluto y la celebre infanter√≠a suiza pereci√≥ en su mayor parte; igual suerte corrieron los mas afamados generales franceses y, finalmente, Francisco I fue hecho prisionero; aquella misma noche el Rey de los franceses escribia a su madre la conocida carta en la que, tras describir la catastrofe, terminaba con las siguientes palabras: "todo se ha perdido, menos el honor y la vida".

En el a√Īo de 1526 y por la paz de Madrid se compromet√≠a el rey de Francia a devolver a Carlos I el ducado de Borgo√Īa; renunciaba a su derechos sobre los dominios de Italia y restitu√≠a las posesiones que hab√≠a confiscado al condestable duque de Borbon; recobraba la libertad para poder posesionarse de su reino de Francia, pero entregaba a sus dos hijos como rehenes.

El tratado de Madrid no fue cumplido por parte de Francisco I, que alegaba que al firmarlo hab√≠a sido por circunstancias de presi√≥n al estar encerrado en el Castillo de los Lujares y tan pronto como piso suelo francese busco nuevos aliados para iniciar una nueva guerra, estos aliados dieron nacimiento a la liga de Cognac o la liga clementina en contra del Emperador Carlos, estaba constituida por el papa Clemente VII, la Rep√ļblica de Venecia, Florencia y el Duque de Mil√°n, debiendo resaltar en esta campa√Īa el asalto a Roma por las tropas imperiales compuestas en gran parte de lansquenetes alemanes o soldados a sueldo y que iban a las ordenes del luterano Jorge Frundsberg. El condestable de borbon que era el jefe del ejercito, fue herido de muerte al asaltar las murallas romanas, ocasionando con ello los desmanes y saqueos de los soldados. Se firmo la paz de Cambray, que era una repetici√≥n del tratado de Madrid, y reconciliados el Emperador Carlos con el papa Clemente VII, fue solemnemente coronado emperador por este en la Catedral de San Petronio de Bolonia en el a√Īo de 1530.
La paz de Cambray, fue en cierto modo, mas favorable a Francia, pues por ella se renunciaba a Napoles y a Mil√°n, pero se obten√≠an los derechos sobre el ducado de Borgo√Īa y las posesiones del Condestable de Borbon. El matrimonio de Francisco I con la princesa Leonor, hermana de Carlos V, tend√≠a a confirmar la paz.

La generosidad del monarca espa√Īol y sus repetidas peticiones para que cesaran las luchas entre los pr√≠ncipes cristianos, que solo a protestante y turcos pod√≠an favorecer, de nada sirvieron. Francisco I entablo una alianza con el sultan de Turquia en 1536 el cual era de formal ayuda. Su objetivo segu√≠a siendo el ducado de Milan, que estaba en ese momento gobernado por el duque Federico Sforza que era aliado del Emperador Carlos I. La muerte del duque Sforza en 1535 fue la se√Īal para el comienzo de la tercera guerra entre el Imperio espa√Īol y el Reino de Francia.

El rey Francisco I invadi√≥ Milan y la guerra se generalizo muy pronto en las fronteras de Espa√Īa y de los Paises Bajos. Carlos V que regresaba vencedor de la empresa de Tunez, en donde hab√≠a obtenido pruebas documentales de la alianza de Francia y Turquia se sinti√≥ indignado, y en un discurso pronunciado ante el Papa y la curia romana, y estando presente el embajador de Francia, solicito a Francisco I la celebraci√≥n de un duelo personal que definiera la direcci√≥n de Europa, sin derramamientos de sangre de sus respectivos s√ļbditos que era necesaria mas que nunca para defender la cristiandad de sus enemigos turcos y musulmanes. El rey Francisco no acepto, y sigui√≥ la guerra, con resultados nada favorables para Francia, ya que Carlos invadi√≥ el sur de Francia y despu√©s de apoderarse de la region de la Provenza,la ciudad de Marsella fue sitiada.

Por la intervenci√≥n del Papa Paulo III se consiguio la firma de la tregua de Niza en 1538, que pareci√≥ seguido de una franca reconciliaci√≥n de los dos rivales. Ambos monarcas se entrevistaron en Aguas Muertas, y el mismo Carlos dio una prueba mas de su grandeza de car√°cter con motivo de la sublevaci√≥n de la ciudad de Gante. Para acabar con los recelos del Rey de Francia, paso a Flandes atravesando el territorio franc√©s, sin ejercito, sin escolta sin mas compa√Ī√≠a que la de sus colaboradores mas √≠ntimos.

La guerra contra Turquia


Toma de La Goleta por parte de Carlos I. Esta acción significaría prácticamente la caída de Tunez.

La pol√≠tica espa√Īola convenci√≥ a Carlos V, seg√ļn este se fue hispanizando de que por el testamento de la Reina Cat√≥lica, los monarcas espa√Īoles deb√≠an de seguir el esp√≠ritu de reconquista, en tierras del norte de √Āfrica y aun mas all√° en los dominios donde el Islam dominase, y en especia el imperio turco que por entonces alcanzaba su m√°ximo poder√≠o. Cuando Carlos V iniciaba su reinado hizo levantar el cerco de Viena al sult√°n Soliman el Magnifico, que huyo con sus tropas ante el anuncio de la llegada del ejercito imperial; y aunque por tierra no se volvieron a presentar situaciones peligrosas entre Carlos V y el Imperio Turco, se extendieron las correr√≠as por el Mediterr√°neo, vali√©ndose de una serie de piratas y renegados, entre los que destaca Barbarroja.


Mapa del puerto de Tunez en 1535. En este mapa se puede observar la fortaleza de La Goleta la cual era un punto estrategico para la toma de T√ļnez.

El pirata Barbarroja se apodero de T√ļnez, en donde hab√≠a un bey vasallo de Espa√Īa, y utilizo este punto geogr√°fico como base de partida de las correr√≠as que asolaban Oran, Italia y aun las costas de Espa√Īa. Carlos V para acabar definitivamente con el peligro organizo una gran expedici√≥n de mas de 500 naves, al mando del Almirante Andrea Doria, el propio Emperador dirigi√≥ personalmente el asalto al fuerte de La Goleta entrando triunfador a T√ļnez en el a√Īo de 1535, y se le atribuye la frase "Entrare en T√ļnez o perecer√© en la contienda"; despu√©s de la conquista de T√ļnez repuso en el poder al bey Muley Hacen, antes hab√≠a libertado a 16 000 cautivos cristianos que se encontraban bajo el poder de los piratas tunecinos. En 1541 se recrudecieron las pirater√≠as turcas y se dirigi√≥ nuevamente contra ellos que dominaban la plaza de Argel. Sin embargo esta expedici√≥n militar no tuvo los resultados anteriores debido en gran parte a que fue intentad en una estaci√≥n climatologica desfavorable, no obstante el emperador la llevo a cabo contra el consejo e marinos tan expertos como el marque del Vasto y del propio almirante italiano Andrea Doria.

Las ultimas guerras contra Francia

Carlos V volv√≠a de la expedici√≥n de Argel y se encontr√≥ con el ducado de Mil√°n invadido y con la escuadra turca operando en el Golfo de Genova. Los ej√©rcitos espa√Īoles fueron derrotados en 1544 en Cerisoles; Barbarroja se apoderaba de Niza mientras que el duque de Alba se defend√≠a tenazmente en la Plaza francesa de Perpi√Īan. El Emperador decidi√≥ una operaci√≥n audaz y definitiva contra Francia, aliado con Inglaterra proyecto la conquista de Par√≠s, y despu√©s de derrotar al duque de Cleves, penetraba por la Champa√Īa hasta dos jornadas en la capital de Francia, sin que Enrique VIII, retrasado con la toma de Boulougne pudiera llegar a la cita para ayudar al emperador. Cuando menos se esperaba, se firmo en 1544 la paz de Crespy en al que una vez mas Carlos V devolv√≠a a Francisco I las plazas francesas que durante la contienda hab√≠an sido ocupadas.


Batallas y asedios durante la guerra de 1542 a 1546.

Cuando Francisco I se decid√≠a a provocar una nueva guerra contra Espa√Īa, le alcanzo la muerte en 1547. La rivalidad personal se hab√≠a acabado; pero la lucha tardo poco en presentarse de nuevo, ya que los intereses de Francia y Espa√Īa eran contrapuestos y el Imperio no pod√≠a estar sujeto a los problemas religiosos del pa√≠s vecino, por esta raz√≥n y otras muchas en el reinado de Enrique II se da una descarada alianza de franceses y luteranos contra Espa√Īa.

El turbulento duque Mauricio de Sajonia, que habia salido aliado del emperador Carlos V aun cuando el fuera protestante, traiciono una vez mas, su actuaci√≥n publica, se uni√≥ al Rey franc√©s Enrique II y se apodero por sorpresa de los obispos alemanes de Verdun, Toul y Metz. Carlos V transiguio con los protestantes y como se encontraba achacoso y envejecido prematuramente, a causa de su agitada vida, pretendi√≥ in√ļtilmente reconquistar las ciudades perdidas, decidi√©ndose al fin, antes de su definitivo retiro al monasterio de Yuste, a firmar la tregua de Vaucelles en 1556, esta tregua no resolv√≠a nada y dejaba la resoluci√≥n del pleito a su hijo y sucesor Felipe II.

La cuestión protestante

La elecci√≥n de Carlos I de Espa√Īa al trono imperial coincide con el pleno desarrollo de la rebeli√≥n de Lutero. Al principio quiso el nuevo Emperador contemporizar y aun resolver la cuesti√≥n de manera amigable y para tal efecto convoco en 1521 la Dieta de Worms, facilitandosele a Lutero un salvoconducto de inmunidad. Asisti√≥ Lutero, pero no quiso retractarse de ninguno de sus principios y aprovechando la protecci√≥n del salvoconducto imperial para salir libremente de Worms, se refugio en el castillo de Watzburgo, que pertenec√≠a a su protector el Duque Federico de Sajonia, durante el encierro en el castillo,

La honda división que en las conciencias alemanas produjeron las predicaciones de Lutero llevaron a una situación de verdera guerra civil, cuya propagación evito Carlos V cuanto pudo. Muchos príncipes alemanes se convirtieron a la religión luterana para asi apoderarse de los bienes eclesiásticos enclavados dentro de su territorio; pero lo que comenzó como un movimiento de las clases superiores se transformo en agitación social.

En este conflicto, conocido con el nombre de guerra de los campesinos, Lutero se coloco abiertamente del lado de los príncipes, a los que aconsejo una represión brutal y sin clemencia, en la que encontraron la muerte mas de 150 000 hombres, que sin lugar a duda fueron a esa guerra campesina motivado por una fanatismo y un espíritu religioso que les llevaba a conseguir la salvación eterna como si de una cruzada se tratase.

Mas tarde en el a√Īo de 1530 reuni√≥ el Emperador una nueva Dieta Augsburgo para tratar el problema religioso. Los protestantes entre tanto, hab√≠an llevado a sus ultimas consecuencia sus teor√≠as religiosas, y aunque Luteron no asisti√≥ a la Dieta, lo hizo en representaci√≥n suya Malanchaton. Carlos V con √°nimos de evitar nuevas herej√≠as, y reconociendo el exclusivo magisterio de la iglesia en materia de fe, aplazo todo acuerdo hasta la convocatoria de un concilio ecum√©nico que abri√≥ sus sesiones en la ciudad de Trento en 1545.


Carlos V en la batalla de Muhlberg. En esta batalla, Carlos V, obtuvo una gran victoria sobre las tropas protestantes.

El deseo de Carlos V de evitar la lucha armada aparece clarisima a lo largo de todos estos a√Īos de las celebres Dietas. Consinti√≥ en llegar a discutir con Lutero al comienzo de su reinado, pero al fin tuvo que resolver la problem√°tica religiosa por la acci√≥n militar y en 1547 obtuvo la resonante victoria de Muhlberg, esta victoria fue tan decisiva que pudo haber orillado a Alemania al establecimiento de una monarqu√≠a absoluta al mando de Carlos V, de no haber surgido la traici√≥n de Mauricio de Sajonia, que despu√©s de haber abandonado a los protestantes para servir a su se√Īor emperador volvi√≥ a pasarse nuevamente a los reformistas, ali√°ndose con Enrique II de Francia.

Abdicación y retiro

Muchos defectos se le podr√≠an encontrar a la personalidad de Carlos V, en especial durante su juventud, viendo que proced√≠a de la corte de Borgo√Īa la cual era la corte mas corrupta de Europa, su conducta deber√≠a de haber sido mas liviana, pero conservo una integridad que lo hace aparecer consciente de sus obligaciones. Para ordenar la maquinaria de sus inmensos dominios, tuvo su consejeros; pero jamas se le conoci√≥ un favorito y fue el monarca cosmopolita por excelencia; se desplazo continuamente por a todos aquellos puntos en los que era requerido y su simpat√≠a y popularidad, crecientes con los a√Īos, aumentaron por el hecho de saber amoldarse a las tradiciones de los pa√≠ses que gobern√≥. Castilla lo termino considerando como un paisano de sus reinos y lo mismo ocurri√≥ en los dem√°s territorios. Esta simpat√≠a en el trato y su car√°cter cosmopolita explica el que muchos generales rivales pasaran a su servicio, ejemplos de esto fueron el genov√©s Andrea Doria; el franc√©s condestable de Borbon o el portugu√©s Fernando de Magallanes, etc.


Abdicación de Carlos V en Bruselas a su hijo Felipe II.

La ceremonia de abdicaci√≥n revisti√≥ gran solemnidad y tuvo lugar en el mismo sal√≥n donde 40 a√Īos antes hab√≠a sido Don Carlos proclamado mayor de edad. Despu√©s de dar sabios consejos a su hijo, que escuchaba de rodillas, con lagrimas en sus ojos resumi√≥ su labor en las siguientes palabras:

"He estado nueve veces en Alemania, seis en Espa√Īa, siete en Italia y diez en Flandes; en paz y en guerra, cuatro veces en Francia, dos en Inglaterra y dos en √Āfrica; total cuarenta expediciones, sin contar los viajes para visitar mis reinos; ocho veces he atravesado el Mediterr√°neo y tres el Oc√©ano; estoy en paz con todos y a todos pido perdon, si he ofendido a alguien."

Ante los mas relevantes personajes del imperio pronuncio Carlos V este magnifico discurso, resumiendo la labor de su vida, totalmente entregada al bien de los vasallos, recomendando las prendas y virtudes personales de su sucesor y anunciando su prop√≥sito de retirarse para el resto de sus d√≠as al monasterio de los Padres Jeronimos de Yuste en Caseres. En el monasterio citado muri√≥ el Emperador en 1558, despu√©s de haber asegurado la elecci√≥n de emperador de Alemania en su hermano Fernando, con lo que la Casa de Austria quedo divida en dos ramas: la mayor, o espa√Īola, y la menor o Alemana.

El imperio de Carlos V es la ultima gran construccion historia que aspira a tener un sentido de totalidad, √ļnico emperador europeo-americano y despu√©s de el toda la universidad quedo excluida.

Fuentes: J.M. Jover, Carlos V y los espa√Īoles, Rialp, Madrid, 1963.
J.A. Maravall, Carlos V y el pensamiento politico del Renacimiento,Instituto de Estudios politicos, Madrid, 1960
J.H. Elliot,Espa√Īa imperial, Vicens Vives, Barcelona, 1965
Parker Geofrey, El ejercito de Flandes y El camino espa√Īol.
http://historiadoreshistericos.wordpres ... /carlos-v/
Wikipedia
Fernando Martinez Laines, Jose Maria Sanchez, Tercios de Espa√Īa: la infanter√≠a legendaria, Madrid,2008


Si quieres debatir este artículo entra en su foro de discusión.

Comentarios

Registrate para realizar comentarios..
Actualizado ( Viernes, 15 de Octubre de 2010 17:58 )
 

Revista SERGA

Foro Historia Militar

Foro Fotos Militares

Licencia

Todo el contenido y las descargas de este sitio est√°n publicados bajo una licencia de Creative Commons


Ayuda a Paco Sanz

Paco Sanz - Ayudame

www.ayudapacosanz.com

Espa√Īol, iza tu bandera

Camisetas con Historia

Camisetas con Historia

Historia Rei Militaris

HISTORIA REI MILITARIS

Fundación VF

Fundacion Vicente Ferrer

 El Gran Capit√°n destina parte de sus ingresos por publicidad en ayuda a programas de apadrinamiento de la Fundaci√≥n Vicente Ferrer.