La T√°ctica Ganadora. El empleo del Arco Largo. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 6
MaloBueno 
Escrito por Koenig   
Lunes, 27 de Febrero de 2017 13:58
Fue al final del 26 de Agosto de 1346 cuando, arrollando a sus propios ballesteros genoveses, que se retiraban bajo una lluvia de flechas, la caballer√≠a nobiliaria francesa se lanzaba en tromba contra la a primera vista d√©bil l√≠nea inglesa. 

Aquel d√≠a un arma no desconocida, el arco largo, marc√≥ por primera vez la diferencia, excelentemente aprovechada por el g√©nio t√°ctico ingl√©s. 

El arco largo es una pieza cuyo tama√Īo var√≠a seg√ļn el usuario, pero alcanzaba normalmente la altura del hombre que lo usaba, y una potencia de fuego extraordinaria. Los mejores eran de haya, espa√Īola para m√°s se√Īas, es uno de los primeros ejemplos de importaci√≥n de materias primas estrat√©gicas que se conoce. Su fabricaci√≥n deb√≠a ser precisa hasta el punto que el fabricante de arcos que era sorprendido trabajando de noche era multado. 

La raz√≥n de las victorias inglesas gracias al arco largo no se debi√≥ a que fuera un arma nueva, sino a circunstancias sociales y a¬īuna t√°ctica revolucionaria. 


Socialmente el arco largo es en la inglaterra bajomedieval el deporte rey. En todas las comunidades, grandes y peque√Īas, los hombres se precian de manejar dicho instrumento. Principalmente para la caza, ocasionalmente en cotos reales, pero tambi√©n como deporte, siendo muy habituales los concursos de tiro con sustanciosos premios. Esto hace que desde muy peque√Īos los ingleses se entrenaran en el ejercicio del arma, desarrollando la musculatura necesaria para su empleo. Los arqueros ten√≠an brazos extraordinariamente fuertes. Esta circunstancia hizo que su empleo masivo fuera muy dificil de imitar por otros ej√©rcitos. Simplemente no dispon√≠an de bastante gente con la capacidad f√≠sica necesaria. En cambio para entrenar a un ballestero bastaban un par de meses. El uso del arco largo lleg√≥ en inglaterra hasta tal punto que al final de la guerra de los cien a√Īos todos los varones ingleses ten√≠an la obligaci√≥n de ejercitarse con √©l al menos una vez por semana. Y entre sus enemigos se lleg√≥ a convertir en costumbres cortar los dedos de la mano derecha a los arqueros capturados. 

El d√≠a de Crecy, un cansado ej√©rcito ingl√©s, acosado y con escasos suministros, se enfrent√≥ a la flor y nata de la caballer√≠a francesa, con el oriflama al frente. 

En ese momento surgi√≥ la pericia t√°ctica, e innovadora, del ej√©rcito ingl√©s. Conocedores de que en una lucha nobiliaria montada tradicional saldr√≠an r√°pidamente derrotados, los jefes del ej√©rcito ingl√©s probaron otra cosa. La nobleza combatir√≠a a pie, flanqueada y precedida por los arqueros, resguardados tras hileras de estacas afiladas. Cuando el ej√©rcito se desplazaba cada arquero ten√≠a la obligaci√≥n de cargar con una de dichas estacas, que clavaba en tierra delante de su posici√≥n. Dichas estacas ten√≠an como objetivo desviar a los caballos franceses, de tal modo que el arquero evitaba el ataque frontal, y en cambio el jinete presentaba su flanco al hacer el giro, si no quedaba empalado. 

A pesar de que la hora tard√≠a hac√≠a suponer que no habr√≠a batalla hasta el d√≠a siguiente, la nobleza francesa carg√≥, y cuando estuvieron a tiro, los arqueros ingleses empezaron a sembrar el campo de muerte. Las armaduras del S XIV eran excelentes, y era dificil que una flecha las atravesara, pero no era esa la intenci√≥n primordial de la l√≠nea de arqueros. Capaces de tirar hasta diez flechas por minuto (se les animaba a olvidar su flecha despu√©s de soltarla, ya que llegaban a soltar la segunda antes de que la primera hiciera blanco) su blanco principal eran los caballos. 

Cargando los franceses en masa, hombro con hombro en l√≠neas apretadas para aprovechar lo m√°s posible la fuerza del impacto, era imposible fallar para los arqueros. Pronto los caballos empezaron a sufrir los punzantes dardos, encabrit√°ndose, tirando a sus jinetes y empujando a los que cabalgaban junto a ellos, cayendo sobre los orgullosos nobles y haciendo tropezar a los que segu√≠an despu√©s. La l√≠nea francesa se convirti√≥ en el caos. Muchos nobles llegaron a las l√≠neas inglesas a pie, arrastrando sus pesadas armaduras y listos para ser derribados por los ingleses, que a sabiendas de que combatir√≠an a pie, llevaban armaduras m√°s ligeras. Una vez en tierra eran capturados para cobrar un rescate o eliminados por las dagas de fina hoja llamadas "de misericordia". En cuanto a los escasos jinetes que llegaban montados, no eran rival para la masa de enemigos que encontraban ante ellos, y en medio de la "mel√©e", los mismos arqueros, con sus cuchillos, desjarretaban a los caballos para tirarlos a tierra. 

Hasta tres veces carg√≥ la nobleza francesa: una l√≠nea nueva cada vez, y cada vez los supervivientes que pudieron regresar a sus l√≠neas lo hicieron derrotados en el f√≠sico y en el orgullo. Para mayor desastre, aquel d√≠a se perdi√≥ la oriflama. 

Sin embargo la batalla sólo tuvo una consecuencia seria para el reino de Francia, la pérdida de Calais tras lo que sería un largo asedio. El ejército francés se retiró, y lucharía de nuevo, sin aprender de sus errores, en lo que sería la jornada desastrosa de Agincourt el 25 de octubre de 1415. Aquel día moriría definitivamente el madieval espírtu de la guerra nobiliaria, para abrir camino a formas de combatir menos clasistas y más efectivas.

Comentarios

Registrate para realizar comentarios..
Actualizado ( Lunes, 27 de Febrero de 2017 14:02 )
 

Foro Historia Militar

Foro Fotos Militares

Licencia

Todo el contenido y las descargas de este sitio est√°n publicados bajo una licencia de Creative Commons


ACNUR

Paco Sanz - Ayudame

Editorial Galland Books

Camisetas con Historia

Camisetas con Historia

Historia Rei Militaris

HISTORIA REI MILITARIS

Fundación VF

Fundacion Vicente Ferrer

 El Gran Capit√°n destina parte de sus ingresos por publicidad en ayuda a programas de apadrinamiento de la Fundaci√≥n Vicente Ferrer.