Influencia prusiana en el ejército venezolano a principios del Siglo XX PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 3
MaloBueno 
Escrito por Hans Joachim Marseille   
Miércoles, 09 de Febrero de 2005 00:00
Indice del artículo
Influencia prusiana en el ejército venezolano a principios del Siglo XX
Page #
Todas las p√°ginas

Antecedentes

Con la guerra franco-prusiana (1870-1871), Francia deja de ser considerada una potencia militar, para que Prusia asuma ese rol. La táctica cerrada y uniforme del conde Helmut von Möltke se convirtió, desde ese momento, en ejemplo a seguir entre muchos ejércitos a nivel mundial.
Por supuesto, siempre se busca imitar al vencedor.
En Latinoamérica, la primera misión militar prusiana llegó a Chile, en 1885. Su éxito fue tan rotundo en la reorganización del ejército chileno, que varios países de la región decidieron imitar la lección.
Entre ellos Venezuela.
En la época que llega la primera misión prusiana a esta región, Venezuela se encontraba en un permanente estado de guerra civil, con caudillos como arroz, con un ejército casi inoperante, con generales muy vistosos pero incapaces. El general Antonio Guzmán Blanco, entonces Presidente de la República y uno de esos “vistosos”, había tratado de poner un poco en orden al ejército, adoctrinándolo al estilo francés. Pero no lo logró, puesto que cada caudillo que llegaba al poder traía su propio ejército de montoneros, y nunca se concretaba una organización de un verdadero ejército de la República.

Castro y Gómez

Esta situación de desorden va a cambiar a partir de 1899, cuando Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez llegan al poder producto de una de las tantas “revoluciones” que nos azotaron. Los caudillos regionales, despojados del poder, se aglutinaron para formar una rebelión llamada “Revolución Libertadora” en 1902, financiada por empresas extranjeras. Castro se dedicó a combatirla ferozmente, y logró derrotarla un año más tarde en la Batalla de Ciudad Bolívar (julio de 1903), con la conducción de Gómez.
A partir de ese momento, tanto Castro como Gómez entendieron la necesidad de fortalecer, modernizar y adecuar al ejército venezolano que sirviera como apoyo a la República, no al servicio de un caudillo.
En 1903, Castro ordena la creación de la Escuela Militar y la construcción de su sede, el Castillo de La Planicie. Se hacen algunos adelantos en la materia, pero que se ven interrumpidos por los acontecimientos políticos. En 1908 Castro es derrocado por su compadre Gómez, comenzando así una nueva etapa en la historia de Venezuela.
Y de esto no escapó el ejército.

Comienza la reorganización

En 1910 es inaugurada la Escuela Militar en su sede de La Planicie por el Presidente Gómez. La intención de profesionalizar al Ejército Nacional ya estaba patente. Es en ese momento cuando Gómez autoriza la llegada de una misión militar de instrucción, encabezada por el Coronel chileno Samuel Mc Gill, quien cumplirá un papel preponderante en esta reorganización.
El Coronel Mc Gill, nombrado Instructor General del Ejército Nacional, junto con el Inspector General del Ejército, General Félix Galavís, se dedica a formar a los futuros oficiales venezolanos desde la Escuela Militar, donde el chileno también ejercía el cargo de Comandante del Cuerpo de Cadetes. De esta rígida formación saldrán muchos oficiales, más o menos actualizados en el arte de la guerra moderna, inclusive dos de ellos llegaron a ser, aunque no del mismo modo, Presidentes de la República: Isaías Medina Angarita (promoción de 1914) y Marcos Pérez Jiménez (Nº 1 de la promoción de 1933).
Mc Gill, de formación netamente prusiana, imprime al ejército el sello característico del modelo prusiano del casco de penacho y el paso de ganso. Esto, completado por la conocida germanofilia del Presidente Gómez, viene a consolidar la influencia de la escuela prusiana en el ejército venezolano. Tanto estaba imbuido Mc Gill en el arte prusiano, que un historiador lo llamó “el más prusiano de los prusianos del Ejército Nacional” (Carlos Pérez Jurado, en su ensayo “Gómez, gomecismo y Ejército Nacional”, página 13).
En sus memorias, el Coronel Mc Gill hace unos comentarios que reflejan la situación del ejército venezolano cuando llegó:

“Desde la época gloriosa de las guerras de la Independencia, en que el Ejército de Venezuela paseó victorioso su bandera por todo un Continente, el Ejército había ido degenerándose hasta el punto de apenas ser digno de este nombre, todo por las constantes conmociones políticas, en que se veía envuelto constantemente el país. Se mantuvo la institución en tal atraso y abandono, que en la mayoría de los cuarteles los soldados dormían en el suelo por carecer de camas, los edificios destinados a tales fines carecían de toda clase de confort para la vida de las tropas. Se les mantenía en la mayor ignorancia, eran masas analfabetas. Para su aseo corporal eran llevados a los ríos más cercanos y allí aprovechaban para lavar las ropas que llevaban puestas, las secaban al sol y luego esperaban para volvérselas a poner. No usaban zapatos, sino alpargatas; los zapatos sólo se ponían incidentalmente, en el caso de tener que rendir honores a algún personaje nacional o extranjero o para asistir a algún entierro decretado por la superioridad militar. La oficialidad, como uniforme, llevaba generalmente una blusa azul abotonada en el cuello, por debajo un chaleco, el pantalón muchas veces era civil, la cabeza cubierta por un pequeño kepis, estilo francés y terciado en el hombro un machete que colgaba de una banda de tela tricolor como de 10 centímetros de ancho. Este cuadro no podía ser más desalentador para el espíritu de un buen patriota”.
En 1913 se crea la Oficina Técnica Superior del Ejército, la cual se va a encargar de la elaboración de la doctrina militar, la organización y la instrucción del ejército. Mc Gill formó parte de ella.
Se decreta el Reglamento de Uniformes del Ejército en 1912, en el cual se establecieron tres uniformes: gala, diario y campaña. La confección era del más riguroso estilo alemán: en el uniforme de gala predominaba el color de fondo: el azul de Prusia; en el de diario, el color era de dril kaki o gris; y en el de campaña predominaba el color verde aceitunado. Las alpargatas (calzado rudimentario usado por los campesinos en Venezuela, referidas por Mc Gill ut supra) lentamente son sustituidas por los zapatos, pero no totalmente. Por esta razón, y por el hecho de la “prusianización” del ejército, el escritor venezolano José Rafael Pocaterra llamó a los soldados venezolanos de esa época “la Kultur en alpargatas”.

Se trunca el crecimiento

A partir de 1913, los cambios en el ejército comienzan a desacelerarse, debido en gran parte a la paranoia de Gómez de una invasión extranjera y/o de una rebelión interna, conducta propia de los tiranos. Muestra evidente fue la misión militar que envió a Europa en 1921 para modernizar el parque de armas, que estuvo limitada por ese capricho, pues como comentó Eleazar López Contreras (jefe de dicha misión y más tarde Presidente de la República) años más tarde: “el General Gómez (era) renuente a la adquisición de material bélico, en primer término porque confiaba en que Venezuela no tendría guerra internacional y luego porque no le gustaba sino el máuser antiguo” (citado por Tomás Polanco Alcántara en su libro “Eleazar López Contreras” Grijalbo, 1991, pág. 52). El “máuser antiguo” al cual se refiere López era el Mauser 71/84, comprado por el gobierno de Joaquín Crespo en 1884 y que estuvo en servicio hasta 1935.
Las rebeliones que azotaron al país a partir de 1928 truncaron definitivamente cualquier intento de modernización del ejército, el cual se estanca en un estado de obediencia al Jefe Único (Gómez) hasta 1935, año en que muere el dictador. Pero la influencia del modelo prusiano estaba asentada en todo el concepto de formaciones, estrategias, marchas, voces de mando, dotación de uniformes, etc.
Influencia que, con ciertas variantes y un poco aminorada, se mantiene hasta nuestros días.


Fuentes:
MOLEIRO, Rodolfo. “De la Dictadura a la Democracia. Eleazar López Contreras: lindero y puente entre dos épocas”.
POLANCO ALCÁNTARA, Tomás. “Eleazar López Contreras”
PEREZ JURADO, Carlos. “Gómez, gomecismo y Ejército Nacional”.

Links:
http://www.segured.com/index.php?od=2&article=419
http://www.fpolar.org.ve/encarte/fasciculo16/fasc1604.html
http://www.el-nacional.com/entrevistas/olavarriadoc03.asp


Hans Joachim Marseille

Comentarios

Registrate para realizar comentarios..
Actualizado ( Domingo, 03 de Junio de 2007 13:43 )
 

Revista SERGA

Foro Historia Militar

Foro Fotos Militares

Licencia

Todo el contenido y las descargas de este sitio est√°n publicados bajo una licencia de Creative Commons


Ayuda a Paco Sanz

Paco Sanz - Ayudame

www.ayudapacosanz.com

Espa√Īol, iza tu bandera

Camisetas con Historia

Camisetas con Historia

Historia Rei Militaris

HISTORIA REI MILITARIS

Fundación VF

Fundacion Vicente Ferrer

 El Gran Capit√°n destina parte de sus ingresos por publicidad en ayuda a programas de apadrinamiento de la Fundaci√≥n Vicente Ferrer.