Los Tigres Voladores PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 12
MaloBueno 
Escrito por Hicks   
Viernes, 19 de Enero de 2007 20:15
Indice del artículo
Los Tigres Voladores
Page #
Page #
Todas las p√°ginas

Los Tigres Voladores 

Ma√Īana del 20 de diciembre de 1941, China, diez bombarderos Ki-21 ‚ÄúSally‚ÄĚ parten para una misi√≥n rutinaria de bombardeo de Kunming. Para los pilotos es otra misi√≥n m√°s, llevan meses bombardeando la poblaci√≥n, saben que ser√° una misi√≥n tranquila, los chinos no tienen cazas ni artiller√≠a antia√©rea. Ni siquiera van escoltados. Sin embargo, a 50 km de su objetivo cuatro cazas se interponen en su camino; sorprendidos, sueltan sus bombas y ponen rumbo a su base en Hanoi; pero de lo alto, aparecen otros diez aparatos, pesados P-40 con fauces de tibur√≥n pintadas en los morros que se abalanzan sobre los bombarderos, tres caen envueltos en llamas; en la vuelta, cuatro de ellos hab√≠an recibido tantos da√Īos que acaban por estrellarse camino a Hanoi. Los japoneses acababan de encontrarse con el AVG (American Volunteer Group), m√°s conocidos poco despu√©s como Los Tigres Voladores.

 

En 1937, Claire Lee Chennault, capit√°n retirado del Cuerpo A√©reo del Ejercito norteamericano, fue contratado como asesor por la Sra. Soong Mei Ling, esposa de Chiang Kai-Chek, l√≠der del partido nacionalista chino, y principal dirigente de China (en la cual, se fraguaba una guerra civil entre los comunistas y nacionalistas, aparcada por la agresi√≥n japonesa), con el objetivo de revitalizar la Fuerza A√©rea China frente al amenazador poder de Jap√≥n. Al estallar la guerra, Chennault, ahora autonombrado coronel y ferviente defensor del avi√≥n de caza, se propuso convertir a la aviaci√≥n China en una arma eficaz, sin embargo no seria f√°cil. En teor√≠a, sobre el papel, contaba con 500 aviones, en realidad, Chennault no pudo encontrar m√°s de 91 en estado de vuelo; la instrucci√≥n de los aviadores Chinos, de la mano de instructores italianos fue penosa. Frustrado y furioso, el Capit√°n Chennault contemplo como un d√≠a, con un tiempo inmejorable, los pilotos accidentaron 6 aviones durante las maniobras de despegue o aterrizaje. Durante unos meses cont√≥ con la ayuda del General Anonov, al mando de seis escuadrillas de la aviaci√≥n sovi√©tica, enviadas por Stalin para ayudar a Chiang. El material con el que combat√≠a China era variado, cazas P-36 americanos; Polikarpovs I-15, I-153 e I-16 rusos, CR-32 Italianos entre otros aparatos, sin embargo a pesar de la dedicaci√≥n de Chennault por construir aer√≥dromos, preparar sistemas de alerta temprana por radio y tel√©fono, y recopilar informaci√≥n sobre los aparatos japoneses, los pilotos chinos, no pudieron enfrentarse con igualdad a los japoneses, los cuales bombardeaban casi diariamente Chunking con m√°s de 100 aviones. En 1940, Chennault viaja a EE.UU. con el prop√≥sito de comprar aviones m√°s modernos para China, en su viaje, tambi√©n se propone contratar pilotos experimentados. Con ayuda del cu√Īado de la Sra. Mei Ling, que conoc√≠a a influyentes americanos, Chennault consigue la autorizaci√≥n a rega√Īadientes del presidente Roosevelt para contratar aviadores entre las ramas a√©reas de ejercito americano; la principal exigencia fue que se llevase a cabo con m√°xima discreci√≥n, para lo cual se creo la tapadera de una Compa√Ī√≠a de mantenimiento de aviones, la CAMCO. As√≠, Chennault reuni√≥ a 112 pilotos del ejercito, la marina y el cuerpo de marines, que cobrar√≠an entre 600 y 750 $ mensuales; adem√°s de un plus de 500 $ por aparato derribado, y m√°s tarde, tambi√©n por avi√≥n destruido tambi√©n en tierra. Estos hombres, fueron licenciados de sus unidades para integrarse en el AVG; aunque habia muchos pilotos de caza, habia tambi√©n varios aviadores de bombarderos y aviones de transporte. Y aunque la paga era suculenta, tambi√©n les interesaba la llamada de la acci√≥n y la aventura. Chennault tambi√©n compro 100 cazas P-40B ‚ÄúTomahawk‚ÄĚ, en principio destinados a los britanicos, pero estos los hab√≠an rechazado a ra√≠z de los malos resultados en combate contra los Bf-109 germanos en Europa. Aparte otros 150 americanos fueron enrolados en el AVG en concepto de t√©cnicos y asistencia para mantener los aviones operativos.
As√≠, pues, el AVG estaba listo para comenzar. El primer contingente parti√≥ el 10 de julio, con pasaportes falsos que los identificaban como turistas y hombres de negocio. Nada m√°s llegar a China, Chennault se puso manos a la obra ense√Īando a sus pilotos los pormenores de la red de defensa, haci√©ndoles aprender el idioma, las costumbres y la geograf√≠a de China, as√≠ como leerse los manuales de vuelo de aviones japoneses derribados que fueron traducidos al ingles. Sin embargo, los comienzos en el pa√≠s asi√°tico no fueron f√°ciles; muchos de los cazas carec√≠an de miras, soportes para dep√≥sitos auxiliares o bombas, incluso de equipos de radio; lo cual dio quebraderos de cabeza para los mec√°nicos del grupo, pero que finalmente fueron solventados, en ocasiones, gracias a la inventiva de estos hombres; durante la instrucci√≥n (recordemos que algunos de estos pilotos proven√≠an de bombarderos o hidroaviones) se produjeron algunos accidentes; uno de los pilotos llego a estrellar 5 aviones en maniobras de despegue y aterrizaje, siendo jocosamente reconocido por sus compa√Īeros, como as japon√©s con 5 aviones americanos en su haber, incluso se le marcaron en el fuselaje de su avi√≥n definitivo. Para fecha del 2 de diciembre; Chennault pod√≠a contar con 89 pilotos y 62 cazas en estado de vuelo. La unidad se dividir√≠a en tres escuadrones, el 1er Escuadr√≥n, Adanes y Evas, 2¬ļ Escuadr√≥n, Osos Panda y 3¬ļ Escuadr√≥n, Angeles del infierno. Estas escuadrones llevaban vistosas fauces de tibur√≥n en el morro, inspiradas en una fotograf√≠a de un caza brit√°nico en Africa, que vio uno de los pilotos. Tambi√©n contaban con los dibujos del escuadr√≥n y el s√≠mbolo de la unidad, un tigre volador dise√Īado por un dibujante de Walt Disney. Estos aparatos serian divididos, siendo destinados dos escuadrones (el 1¬ļ y 2¬ļ) a Kunming, como pantalla a√©rea contra los japoneses en la zona occidental de China, y el otro a Rangun, apoyando a los brit√°nicos.

 

 

¬†El P-40B era un caza relativamente lento y pesado, armado con 2 ametralladoras de 12,7 mm y 4 de 7,7 mm, aunque robusto y protegido. Chennault sabia perfectamente que no era rival para los m√°s √°giles cazas nipones, por lo que dio firmes instrucciones a sus pilotos de que nunca entablaran combate contra los Ki-27 Nate o los Zero (sin embargo, a pesar de la mitolog√≠a popular, los Tigres Voladores nunca se enfrentaron a los famosos Zeros, ya que dichos aviones fueron retirados del frente a finales del verano de 1941; los Zeros reivindicados por los hombres de Chennault posiblemente se debieron a errores de identificaci√≥n). Para subsanar sus defectos, los pilotos atacaban en parejas, picando desde lo alto para ganar velocidad, disparando sus armas, y una vez sobrepasado el objetivo, se abr√≠an para desorientar a los posibles perseguidores. Sus principales adversarios serian los aviones del ejercito Imperial japon√©s. Los √°giles Ki-27 Nate, de los cuales Chennault dijo ‚Äúascienden como un cohete y se mueven como una ardilla‚ÄĚ, los Ki-43 Hayabusha (Oscar), el caza m√°s moderno del que dispon√≠a el ejercito en China y el bombardero bimotor Ki-21 ‚ÄúSally‚ÄĚ, un buen avi√≥n, pero como otros muchos dise√Īos nipones, sacrificaba protecci√≥n y carga b√©lica a favor de velocidad y alcance.
Al bautismo de fuego del 20 de diciembre, le sigui√≥ otro combate el d√≠a 23, donde 14 ‚ÄúTigres‚ÄĚ apoyaron a 16 Buffalo de la RAF en la defensa de Rang√ļn; en el combate, se reivindicaron 14 aparatos japoneses derribados (10 por los Tigres Voladores), por la perdida de 4 P-40 y 5 Buffalo. Dos d√≠as despu√©s, los japoneses volvieron con 80 bombarderos y 48 cazas, los Tigres derribaron 23, m√°s 6 probables; los ataques no cesaron al igual que la f√©rrea resistencia de los pilotos del AVG; para el 31 de diciembre, las derribos reclamados eran de 75 aviones. En contra, Chennault habia perdido a 4 pilotos y 6 aviones. Tras esta irrupci√≥n, los japoneses sacaron conclusiones de sus nuevos adversarios; los cazas del sol naciente eran mucho m√°s √°giles y superiores en combate cerrado, aunque tuvieron que admitir, que su armamento (ametralladoras de 7,7 mm, y en el mejor de los casos 2 de 12,7), era poco eficaz contra los robustos P-40 del AVG.



Actualizado ( Domingo, 24 de Agosto de 2008 07:37 )
 

Revista SERGA

Foro Historia Militar

Foro Fotos Militares

Licencia

Todo el contenido y las descargas de este sitio est√°n publicados bajo una licencia de Creative Commons


Ayuda a Paco Sanz

Paco Sanz - Ayudame

www.ayudapacosanz.com

Espa√Īol, iza tu bandera

Camisetas con Historia

Camisetas con Historia

Historia Rei Militaris

HISTORIA REI MILITARIS

Fundación VF

Fundacion Vicente Ferrer

 El Gran Capit√°n destina parte de sus ingresos por publicidad en ayuda a programas de apadrinamiento de la Fundaci√≥n Vicente Ferrer.