Resultado de imagen de La batalla del bosque de Belleau (1918)

La batalla que se desencadenó en el bosque de Belleau en junio de 1918 (una prolongación de la batalla de Chateu-Thierry) tenía como objetivo la toma de una zona lindante con la carretera Metz-París, que a finales de mayo había sido tomada por fuerzas alemanas del VII Ejército procedentes del río Marne, como parte de la ofensiva alemana del Aisne. 

El campo de batalla de Belleau era un lugar adonde apenas había llegado la guerra. La mayor parte era zona boscosa virgen, con abundante matorral y pequeños macizos rocosos. Este bosque no era continuo, pues gran parte del terreno lo ocupaban algunas granjas y pequeños pueblos, con lo que una parte de la zona era un terreno ligeramente ondulado y sin árboles. 

El día 1 junio de 1918 fuerzas de la 2ª División de EE.UU. cavan posiciones en una línea defensiva al norte del pueblo de Lucy-le-Bocage. La línea tenía como centro el pueblo. Aunque la línea estaba un tanto al azar debido a la emergencia, se pudo ordenar con el 5º de Marines al oeste y el 6º de Marines al este. La mayoría de las unidades carecían de ametralladoras. En la granja de Les Mares, el 2º Batallón del 5º Regimiento comienza a disparar contra las primeras patrullas alemanas. Al día siguiente la vanguardia alemana llega al bosque, ocupación que se completa el día 3, por la 237ª División. Al día siguiente, los alemanes asaltan la línea americana pero son rechazados a pesar de los fallos de coordinación americanos entre las unidades de la granja de Les Mares y los que ocupan posiciones cerca de Champillon. Los alemanes cometieron el error de atacar directamente la granja en vez de hacerlo sobre el punto de unión de ambos grupos. Ahora, la artillería de la 2ª División y sus batallones de ametralladoras ya han llegado y se despliegan. El fracasado ataque alemán es el punto máximo de avance sobre París. 

Al día siguiente (5 de junio) el mando del XXI Cuerpo francés ordena a la 2ª División de la AEF tomar el bosque, señalando que los alemanes sólo mantienen una esquina. El principal ataque (llevado a cabo por la Brigada de Marines) fracasa: los alemanes tiene el bosque entero y se han fortificado en él. No se había hecho ningún reconocimiento para confirmar la información francesa. Al día siguiente los ataques continúan: a las 5:00, dos compañías de marines del 1º Batallón del 5º regimiento, seguidas por otras dos, atacan por el oeste del bosque y capturan la estratégica Colina 142, para apoyar un ataque posterior. A media tarde, los batallones número tres del 5º y del 6º de Marines atacan frontalmente el bosque desde el sur y el oeste para capturar el pueblo de Bouresches, en el límite este del bosque. El ataque a través del bosque resulta terrible, al tener que cruzar un terreno difícil expuesto al fuego de las ametralladoras enemigas. El ataque sólo consigue tomar una esquina de la zona boscosa. El 2º Regimiento de Ingenieros del Ejército tiene que acudir como refuerzo. Ambos batallones de marines quedan muy maltrechos. El 2º Batallón del 6º de Marines (que estaba en reserva) es mandado a tomar el pueblo; la 96ª Compañía encabeza el ataque y consigue llegar al pueblo siendo reforzados rápidamente por la 79ª Compañía. Mantener el pueblo en manos americanas se convierte en un problema debido a que los flancos son campos abiertos y cualquier refuerzo recibe de lleno el fuego alemán. Sólo con el valor personal de los hombres se mantienen los suministros al pueblo; los correos y el personal médico se juegan la vida continuamente intentando llegar a Bouresches y evacuar a los heridos más graves. Ahora el objetivo es tomar la estación de ferrocarril, pero el lugar es una magnífica posición para que los alemanes hagan blanco sobre los atacantes, de forma que el ataque fracasa. Cuando acaba el día los Marines han tenido este 6 de junio 1087 bajas: es el peor día en la historia del Cuerpo de Marines hasta la fecha, sólo superado por la lucha en Tarawa en 1943. 

 

Imagen

El día siguiente pasa sin novedades importantes y el día 8 otro ataque americano fracasa. El 9 de junio se ordena otro asalto para el día siguiente. Las unidades ocupan sus posiciones de partida ya de noche. A las 4:30 comienza el ataque tras un bombardeo artillero. Los atacantes tienen que moverse hacia el sur para evitar sus propias granadas, pero a pesar de todo se capturan las dos terceras partes del bosque, aunque con graves pérdidas. Al día siguiente el general de la Brigada de Marines solicita el relevo de sus hombres por agotamiento físico. 

A las 18:00 horas del día 12 se ataca con éxito la parte norte del bosque aún en manos alemanas, pero al día siguiente un fuerte bombardeo alemán (la artillería de tres divisiones) que incluye gases permite que casi se tome el pueblo de Bouresches. Los batallones número dos de ambos regimientos de marines son cogidos por el bombardeo alemán y las bajas por gas son importantes, pero al final el ataque alemán fracasa. El día 14 el 23º de Infantería llega hasta el pueblo y permite que los marines salgan del bosque. El día 16, tras otro bombardeo alemán, los marines son relevados por el 7º de Infantería de la 3ª División, los tres batallones del regimiento se despliegan bajo el mando del coronel Neville (jefe del 5º de Marines). Los días 18 y 19, el 7º ataca, pero fracasa, y el 20 el III Cuerpo francés asume la dirección del sector. 

El 22 de junio los marines llegan de nuevo y relevan al 7º de Infantería, encontrándose con que las líneas no han cambiado apenas. El mando francés insiste en la toma del bosque. Al día siguiente el 3º Batallón del 5º de Marines ataca con grandes bajas y mínimas ganancias. Casi doscientas ambulancias hacen falta para evacuar a los heridos. El 24 los franceses concentran una importante masa artillera y el 25, tras catorce horas de bombardeo iniciado a las 3:00, marines apoyados por ametralladores del Ejército se lanzan al asalto y barren los puestos alemanes supervivientes. 

El 26, tras rechazar algunos ataques menores por la mañana, el bosque queda definitivamente en manos norteamericanas. Las fuerzas americanas han sufrido 9777 bajas (1811 de ellas son muertos), muchos de ellos hombres cegados por el gas, y han tomado unos 1600 alemanes prisioneros. 

Imagen

El fin de la lucha por el bosque supone el final de la ofensiva alemana. 

La batalla del Bosque de Belleau es sin duda el hecho de armas más célebre de la Gran Guerra en EE.UU. y uno de los puntos culminantes dentro de la mítica militar del Cuerpo de Marines. Por supuesto que no se puede olvidar el sacrificio de los combatientes, su valor, entrega, sufrimiento y obstinación en no ser vencidos, pero la idea general de que la batalla fue una gran victoria de los marines hay que matizarla. En primer lugar, no se puede pasar por alto que los marines han monopolizado la batalla y su victoria final, “olvidando” el apoyo del Ejército y especialmente la imprescindible ayuda de la artillería francesa en el asalto final. En segundo lugar, se tiende a olvidar (como suele ocurrir tras una victoria) los numerosos errores, no sólo la descoordinación entre unidades sino (y más importante) la deficiente información francesa así como la falta de comprobación de ésta por parte de la inteligencia norteamericana al inicio de la batalla. Y en tercer lugar, hay que preguntarse si la batalla debía de haberse planteado como se hizo, atacando en una zona alternada de bosques y prados a un enemigo atrincherado y recordando los ataques de 1914. 

Fuentes principales:

“US Marine Corps in WWI 1917-1918”, de Osprey.

http://www.firstworldwar.com/index.htm 

http://www.worldwar1.com/