Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Durante la Guerra de Vietnam los Estados Unidos solicitaron a sus aliados el envío de tropas que colaborasen con el esfuerzo militar, estas unidades formarían las Fuerzas Armadas del Mundo Libre en Vietnam. Cerca de 40.000 soldados tailandeses formaron parte de los  voluntarios que combatieron en Vietnam del Sur.

La decisión de participar activamente en la defensa de Vietnam por parte del Gobierno tailandés representó una ruptura de la tradicional política de no intervención de esta nación, esta medida hay que contemplarla por el deseo tailandés de tener un mayor peso específico en las decisiones políticas del Sudeste asiático, así como una inmejorable oportunidad para modernizar sus Fuerzas Armadas a través de la ayuda económica y militar de los Estados Unidos. Además, ya había otras naciones que estaban colaborando con el esfuerzo bélico americano en Vietnam del Sur, como Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur o Filipinas, cuyas fuerzas se integraban en las denominadas Fuerzas Armadas del Mundo Libre en Vietnam.

La primera contribución militar tailandesa se produjo el 29 de septiembre de 1964, cuando un contingente de 16 miembros de las Reales Fuerzas Aéreas fue enviado para realizar el mantenimiento y ayudar en los vuelos de los aviones de carga de las Fuerzas Aéreas sur vietnamitas. No sería hasta el 17 de febrero de 1966 cuando este pequeño grupo de tropas se integró en el recién creado Real Grupo de Asistencia Militar tailandés en Vietnam, al mando de un teniente coronel. En marzo de 1966 el comandante del destacamento preguntó al Comando de Asistencia Militar de los Estados Unidos en Vietnam (MACV) por la posibilidad de adquirir un avión T-33 de entrenamiento. De igual forma se reclamaron dos aviones de carga y transporte  C-123 para las Fuerzas Aéreas tailandeses, con el fin de prestar apoyo logístico al contingente destacado en Vietnam. El general norteamericano William C. Westmoreland, comandante en jefe del MACV, respondió negativamente a la primera petición, sin embargo los C-123 fueron finalmente suministrados, aunque con personal americano. Las tripulaciones tailandesas, consistentes en 21 hombres, estuvieron operativas el 21 de julio y fueron incorporadas a la 315ª Ala de Combate de los Estados Unidos. Cinco hombres permanecieron con las Fuerzas Aéreas sur vietnamitas, donde fueron asignados como personal de vuelo de los C-47. En total estaban destacados en ese momento 27 hombres. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

El 30 de diciembre de 1966 los diarios de Bangkok informaban que el Gobierno estaba considerando el despliegue de un batallón de infantería, de unos 700 u 800 hombres, en Vietnam del Sur. La respuesta de la población tailandesa fue espectacular, solamente en la capital se presentaron del orden de 5.000 voluntarios, incluidos varias decenas de monjes budistas y hasta el propio hijo del Primer Ministro. El 3 de enero de 1967 el Gobierno tailandés anunciaba oficialmente el envío de un batallón reforzado a Vietnam del Sur. Pero esta decisión produjo una serie de problemas de coordinación con las tropas americanas. En primer lugar, habría que determinar la organización, entrenamiento, equipamiento y suministros necesarios para el contingente, además se tendría que decidir si finalmente se enviaba un batallón reforzado o se llegaba hasta un Regimiento como proponía el embajador americano en Bangkok. Las negociaciones entre ambas administraciones tuvieron lugar durante los últimos días del mes de enero, finalmente se decidió el envío de un Regimiento de infantería reforzado – en un 5 % - con un total de 3.307 hombres. La organización de la unidad fue aprobada el 18 de marzo de 1966 y consistía en una compañía de Plana Mayor, incluido un pelotón de trasmisiones, cuatro compañías de fusileros, una compañía de armas pesadas (una sección de ametralladoras y otra sección con cuatro morteros de 81 mm), un escuadrón de reconocimientos (dos pelotones de reconocimiento y un pelotón de transportes blindados de tropas M-113), una batería con seis obuses de 105 mm, una compañía reforzada de ingenieros, un pelotón de M-113, un pelotón de aviación, un pelotón de operaciones psicológicas, una compañía médica y una compañía de servicios, que incluía trasportes, intendencia y un pelotón de Policía Militar. La unidad estaría bajo el mando operativo de la 9ª División de Infantería de los Estados Unidos. 

Durante las negociaciones el Ejército tailandés estuvo de acuerdo con equipar uno de los dos pelotones de M-113 con 16 de sus propios transportes de tropas, mientras solicitaba que los Estados Unidos dotaran del material necesario al otro. Finalmente tan solo se dotó de trasportes al pelotón de Plana Mayor por parte tailandesa, el pelotón de reconocimiento quedó en cuadro hasta que los norteamericanos pudieran suministrar los transportes necesarios. El problema de equipamiento también afectó a la contribución naval tailandesa. El mando americano consideraba que los sur vietnamitas no eran capaces de sacarle todo el partido debido al patrullero modelo 107 (PGM-107), así que fue ofrecido a la Real Marina tailandesa, de esa forma los tailandeses podrían ir poco a poco modernizando su Marina y sus tripulaciones adquiriendo la experiencia de combate necesaria, aunque la fórmula legal final de cesión de los patrulleros resultó un tanto enrevesada. No serían estos los únicos problemas con el material, mayor importancia revistieron los surgidos con la idea inicial de dotar a las tropas asiáticas con 4.000 subfusiles M16, durante el periodo comprendido entre noviembre de 1966 y junio de 1967. Se enviaría una primera partida de 1.000 unidades en marzo, pero un mes antes, en febrero de 1967, el Comandante en Jefe norteamericano del Pacífico decidió que ese material debería servir para dotar a otras unidades estadounidenses. Al no poder suministrar directamente los M16 se pensó que las tropas fuesen armadas al llegar a Vietnam usando los que ya estaban en manos tailandesas, pero este armamento, a su vez, estaba siendo utilizado por otras unidades en sus combates contra los insurgentes del norte del país. Se pensó entonces enviar 900 M14, esta opción tampoco fue posible, ya que las tropas coreanas desplegadas en Vietnam estaban armadas con carabinas M1 y la diferencia de armamento podría tener efectos políticos negativos al sentirse minusvalorados los coreanos, así que finalmente se decidió que el Regimiento sería armado con carabinas M2. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Durante el mes de julio de 1966 distintos observadores y enlaces tailandeses fueron coordinando al futuro Regimiento de Voluntarios con los americanos de la 9ª División. En total cinco grupos de entre 34 y 38 hombres fueron visitando a los americanos, cada uno estaba compuesto por jefes de escuadra, sargentos de pelotón, jefes de pelotón, jefes de compañía y oficiales de plana mayor. Los grupos permanecieron seis días trabajando como observadores con sus paralelos americanos. Además, entre el 12 y el 14 de julio el comandante del Regimiento de Voluntarios visitó el Puesto de Mando de la 9ª División. Una nueva divergencia surgió ese mismo mes cuando el Gobierno tailandés anunció un plan para enviar al Regimiento de Voluntarios al Norte del país, a combatir contra los insurgentes y así adquirir experiencia de combate. A los estadounidenses no les gustó nada tal posibilidad, ya que por un lado retrasaría la llegada del Regimiento a Vietnam hasta en dos meses, y por otra parte su entrada en combate haría necesaria la reposición del material, dañado o perdido, el cual había sido sacado de los depósitos de otras unidades, dando prioridad a los tailandeses sobre otras formaciones de Voluntarios extranjeros e incluso de alguna unidad norteamericana. Así mismo, al depender de la 9ª División de Infantería, la dilación en la llegada del Regimiento supondría una serie de problemas, como retrasos en las operaciones planeadas, dificultades logísticas, de organización, etc. Finalmente todos estos factores hicieron que el Gobierno tailandés cancelase sus planes para desplegar al Regimiento al noreste del país y enviarlo directamente a Vietnam del Sur. 

El despliegue del Regimiento de Voluntarios del Real Ejército tailandés, llamados Queen´s Cobras, se produjo en cuatro fases sucesivas. Los primeros en abandonar Bangkok fueron los integrantes de la compañía de ingenieros, el 11 de julio de 1967, llegando a Vietnam el 15 de ese mismo mes. Tras descargar su equipo la compañía se trasladó a la que sería su nueva residencia, el campamento de Bear Cat, donde comenzaron las labores de acondicionamiento para el alojamiento de toda la unidad. Los primeros elementos comenzaron a llegar a partir del 20 de agosto y el grueso del Regimiento llegó durante los días 19 a 23 de septiembre de 1967. La última unidad en incorporarse a este despliegue fue el pelotón blindado de M-113 que terminó su periodo de entrenamiento el 25 de septiembre y llegaba a su nueva base en Vietnam del Sur el 28 de noviembre de 1967. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Tras una serie de pequeñas operaciones en solitario y otras de mayor envergadura, coordinadas con las tropas sur vietnamitas el Regimiento lanzó la Operación NARASUAN en octubre de 1967. El objetivo era conseguir el control total del distrito de Nhon Trach, de la provincia de Bien Hoa. Los tailandeses demostraron ser unos tenaces combatientes, además de unos excelentes profesionales, consiguiendo abatir a 145 enemigos. Pero las tropas del Regimiento no sólo se destacaron en combate, su labor social con los civiles fue muy importante construyendo un hospital, 48 kilómetros de carreteras y tratando a cerca de 49.000 civiles en sus propias unidades médicas. 

Tras la llegada de todas las unidades del Regimiento se hicieron esfuerzos para incrementar el volumen de la ayuda tailandesa. A mediados de 1967 el Gobierno tailandés comenzó a sopesar la posibilidad de aumentar sus fuerzas desplegadas en Vietnam del Sur. Así el 8 de septiembre se solicitó oficialmente a la Embajada de los Estados Unidos en Bangkok aumentar la asistencia militar, la petición hacía mención expresa al aumento de unidades y efectivos tailandeses en Vietnam. El primer ministro propuso que las tropas desplegadas en ayuda de los americanos aumentasen hasta una Brigada, con unos efectivos aproximados de 10.800 hombres. La unidad estaría compuesta por  tres batallones de infantería, uno de artillería, uno de ingenieros y otro de unidades de apoyo y servicio. Ante tal petición se solicitó al Estado Mayor Conjunto un informe sobre la capacidad real de los tailandeses para enviar hasta 20.000 hombres a Vietnam del Sur, dicho informe debería estar elaborado como fecha tope el 20 de septiembre. El general Hal D. McCown, responsable de la asistencia militar a Tailandia remitió un informe en el que concluía que las Reales Fuerzas Armadas podrían enviar un contingente de hasta 5.000 hombres sin que peligrase en absoluto la seguridad interna del país. Así mismo, creía posible el envío de 10.000 hombres, una fuerza equivalente a dos brigadas, surgirían problemas respecto a la organización, entrenamiento y despliegue, pero serían asumibles. Finalmente se constataba que una cifra superior a 15.000 hombres sería inviable para los tailandeses, ya que, tomando como ejemplo el Regimiento de Queen´s Cobras, el número de Voluntarios era mínimo, de hecho el 97 por ciento de sus efectivos procedía de unidades regulares, por lo tanto si se siguiese el mismo modelo de reclutamiento las Fuerzas Armadas tailandesas sufrirían una baja de personal con instrucción militar muy difícilmente recuperable. Así que cuando se produjo la reunión de la Junta de Jefes el Almirante norteamericano Sharp recomendó una fuerza de unos 10.000 hombres. 

Por su parte el general Westmoreland comenzó a valorar las  necesidades que supondría el envío de esas tropas, ya que en lo que se refiere a suministros, transporte, alojamiento deberían de depender de los americanos. Consideró que lo más adecuado sería el envío de una brigada de unos 5.000 hombres que sería integrada en una división americana. Una cifra superior de tropas tailandesas necesitaría de un batallón de servicios de unos 600 hombres (una compañía de transportes, otra médica, etc.) y un cifra superior significaría que las tropas de apoyo dedicadas a los tailandeses oscilaría entre 1.000 y 2.000 hombres, una cifra inasumible, sobre todo teniendo en cuenta que no existían tropas disponibles en Vietnam para tal contingencia. La única opción sería reajustar las plantillas existentes o aumentar el número de civiles para desempeñar funciones en puestos militares. Evidentemente Westmoreland consideró dichas opciones como imposibles. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Las conversaciones para fijar la organización de las tropas comenzaron el 3 de noviembre de 1967 estando las delegaciones encabezadas por el general Hurunsiri Cholard, Jefe de Operaciones de las Fuerzas Reales tailandesas, y el embajador norteamericano en Bangkok, Graham Martin. Este último tenía unas normas generales marcadas por el general Westmoreland, según las cuales las tropas tailandesas actuarían en las mismas áreas en las que ya habían combatido. Las unidades de reconocimiento deberían de ser lo suficientemente fuertes como para hacer patrullas de larga distancia. Debido a las dificultades del terreno las tropas no dispondrían de tanques. Los transportes blindados de tropas deberían estar limitados a los necesarios para el transporte de cuatro compañías de fusileros, no debiendo exceder el número de 48. Se consideraría el uso de artillería de acompañamiento pero no se recomendaba el uso de morteros de 4,2 pulgadas (107 mm). Debería incluirse una compañía de señales. El total de la fuerza de combate debería consistir en al menos seis batallones de infantería de cuatro compañías cada uno. No habría compañías aerotransportadas, esta tarea sería cubierta por unidades de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. Y habría una compañía de ingenieros por brigada. 

El 9 de noviembre de 1967 el embajador americano informó mediante una nota oficial que su Gobierno estaba dispuesto a hacerse cargo del total equipamiento de las tropas y suministrar el apoyo logístico necesario, asumiendo al mismo tiempo los costes económicos. Igualmente, proveerían del equipo y material necesario a los centros de entrenamiento, incluida la reparación y rehabilitación de las instalaciones militares necesarias. Se aceleraría la modernización las Reales Fuerzas Armadas, incluido el envío de helicópteros y otro material clave, para ello se aumentaría el presupuesto del Programa de Ayuda militar hasta los 75 millones de dólares. Ante tal despliegue económico los tailandeses comenzaron a considerar el envío de una división de entre 10.598 y 12.200 hombres. Así que, se consideró el aumento de las unidades previamente asignadas, aumentando las tropas en: una Plana Mayor de artillería divisionaria, el Escuadrón de reconocimiento consistiría en tres pelotones de tropas mecanizadas y un pelotón de reconocimiento de larga distancia, se añadiría un batallón antiaéreo con dieciocho blindados M42, se aumentaría la unidad médica hasta un batallón al igual que la unidad de suministros y servicios. El general Westmoreland estuvo de acuerdo excepto en dos puntos; primero, el escuadrón de reconocimiento podría tener tres pelotones pero sin superar los 48 vehículos blindados de tropas; y segunda, el apoyo antiaéreo correría a cargo de los americanos, con lo que no era necesario el despliegue del batallón de M42. 

El acuerdo final dispuso el envío de una división integrada por dos brigadas, el inicio del entrenamiento de la primera brigada se fijó para el 22 de enero de 1968 y su envío a Vietnam a partir del 15 de julio. Estaría compuesta la 1ª Brigada por: una Plana Mayor, tres Batallones de infantería, un Batallón de ingenieros (menos una compañía), el escuadrón de reconocimiento (menos un pelotón mecanizado), la Plana Mayor de la Artillería divisionaria, un Batallón de obuses de 105 mm y una batería de obuses de 155 mm, además de las tropas de servicios necesarias. La 2ª Brigada comenzaría su entrenamiento el 5 de agosto y empezaría su despliegue a partir del 27 de enero de 1969. Esta fuerza consistía en: una Plana Mayor, tres Batallones de infantería, una compañía de ingenieros, un pelotón mecanizado, un Batallón de obuses de 105 mm, un Batallón de obuses de 155 mm (menos una batería) y el resto del personal de servicios. Las plantillas oficiales definitivas de la Real Fuerza de Voluntarios tailandeses, la División “Black Panhters”, fue aprobada el 10 de enero de 1968, en total serían 11.266 hombres. Para el entrenamiento de las unidades los tailandeses propusieron el envío de 120 asesores militares americanos, el general Creighton Abrams, Jefe del Comando de Asistencia Militar en Vietnam, consideró que con 81 sería suficiente y los primeros 48 de ellos fueron enviados a Tailandia en mayo de 1968. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Tanto los americanos como los tailandeses estaban ansiosos por acelerar el despliegue de las tropas, incluso el Departamento de Estado norteamericano preguntó, a través del embajador en Bangkok, si era posible el envío de algunos batallones a inicios de 1968, integrando estos en el ya existente Regimiento de Voluntarios. Sin embargo, este deseo no era compartido por Westmoreland quien quería que las tropas que se desplegasen estuviesen bien equipadas y listas para desarrollar sus misiones de forma inmediata, si bien esto se había hecho con algunas unidades americanas el general no estaba de acuerdo en que se hiciese lo mismo con la unidades aliadas de las Fuerzas Armadas del Mundo Libre. Tampoco los militares tailandeses estaban de acuerdo con acelerar el envío de las tropas, ya que privaría a las Fuerzas Reales de soldados con instrucción, necesarios para el control del orden interno del país, y, además, sería un importante hándicap en la organización y entrenamiento del resto de la división. Así que Westmoreland sugirió que se comenzase el despliegue, pero solamente seis semanas antes del plan inicial, eligiendo al mejor de los tres batallones de la primera Brigada para ser enviado al campo Bear Cat, donde sería incorporado al Regimiento de Voluntarios que permanecería activo como unidad de combate, así el batallón recibiría la última fase de su entrenamiento estando ya en Vietnam. Sin embargo, esta sugerencia no fue finalmente aceptada y los planes y fechas de despliegue se mantuvieron. 

En abril de 1968 los tailandeses propusieron un incremento del personal de la plantilla de la Plana Mayor de la misión militar en Vietnam, pasando de 35 a 228 hombres. Había varias razones para esta ampliación, el primero de ellos era el aumento considerable de las tropas desplegadas, pasando de un Regimiento a una División, y por otro lado se quería establecer un vínculo más estrecho entre las Reales Fuerzas tailandesas en Vietnam y la Junta de Jefes. Esta propuesta fue considerada favorable por todos los implicados, desde el general Westmoreland al almirante Sharp, y fue autorizada el 19 de junio de 1968. El despliegue de la nueva Plana Mayor comenzó el 1 de julio de 1968, quedando completado el día 15. El resto de las tropas no tardarían en seguirles, a finales de mes llegaban los primeros 5.700 hombres de la división “Black Panhters” que se alojaban en el campamento de Bear Cat. En enero de 1969 llegaba la segunda brigada con otros 5.704 hombres completando su despliegue el 25 de febrero. Durante los meses de julio y agosto llegaría un nuevo reemplazo, el cual venía a sustituir a las unidades de la primera brigada, unidad que ya había cumplido su periodo de un año en Vietnam. Las últimas unidades de este reemplazo llegaron al campamento de Bear Cat el 12 de agosto de 1969. 

Además de las tropas de tierra Tailandia envió un contingente de tropas de las Reales Fuerzas Aéreas a Vietnam, el Grupo Victory. Nunca fue una tropa numerosa, alcanzando su mayor cifra a finales de 1970, cuando los iniciales 16 hombres se habían incrementando hasta los 45. Tres pilotos y cinco ingenieros de vuelo operaban en el 415º Escuadrón Aéreo de la Fuerzas Aéreas vietnamitas tripulando los aviones Douglas DC-47. Otros nueve pilotos y siete ingenieros de vuelo volaban con los C-123 integrados en el 19º Escuadrón Táctico de los Estados Unidos, que al igual que el 415º Escuadrón tenía como base el aeródromo de Tan Son Nhut. El resto del personal desempeñaba diversas labores en tierra de comunicaciones, inteligencia, reparaciones, suministros, etc. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

El área de operaciones que se asignó a los tailandeses se caracterizaba por ser una zona con poca actividad enemiga, ya que el Viet Cong usaba esa zona fundamentalmente como lugar de aprovisionamiento de comida y diversos suministros. Cambiando frecuentemente de emplazamiento y dedicados a la construcción de los nuevos campamentos “Charlie” tenía poco tiempo para planificar acciones ofensivas. Se la podría considerar, por lo tanto, como un área relativamente tranquila dentro del teatro general de campaña. De todas formas los tailandeses pronto estuvieron en disposición de organizar sus propias operaciones con buenos resultados. 

Una de las típicas operaciones, bien planificada y coronada por el éxito, fue una misión de búsqueda y limpieza protagonizada por los batallones de infantería 2º y 3º de la 2ª Brigada. Tuvo lugar en las cercanías de Ben Cam en el distrito de Nhon Trach, perteneciente a la provincia de Bien Hoa y se prolongó desde el 24 de noviembre de 1969 hasta el 4 de diciembre de 1969. La misión consistió en sellar un área al sureste de Ben Cam y posteriormente limpiarla de unidades del Viet Cong. El área estaba delimitada al Norte por la carretera 25, donde estaba situada una fuerza de bloqueo, al Oeste los ingenieros abrieron un camino que partiendo desde dicha carretera discurría rumbo Sur, desde esta posición saldrían las tropas de uno de los batallones, al Este otra fuerza de bloqueo a lo largo de un sendero elevado, y al Sur los integrantes de otro de los batallones que avanzarían para limpiar el área de fuerzas enemigas. Se necesitarían seis compañías de fusileros y además una base cercana de fuego de apoyo, cuya ubicación estaba al Este del área a limpiar. Una vez que las fuerzas de bloqueo estuviesen en posición las unidades que ocupaban el lado Oeste del despliegue comenzarían su avance a lo largo de una línea de aproximadamente 500 metros. Alcanzada esa distancia las unidades situadas en el lado Sur avanzarían en dirección Norte una distancia similar. Este proceso se repetiría hasta que el área quedase reducida a un kilómetro cuadrado. Asimismo, unidades de reconocimiento y un miembro del Viet Cong convertido en informador detectaron los distintos complejos de búnkeres y galerías subterráneas que fueron sistemáticamente eliminados. Gracias a este sistema las dos únicas bajas que lamentaron las tropas tailandesas se produjeron por trampas antipersona. 

Se utilizaron para la operación de sellado del área dos excavadoras pesadas y dos pelotones de ingenieros. Su misión consistía en abrir pasillos libres de vegetación de unos cuarenta metros de anchura de Norte a Sur y de Este a Oeste, en forma de cuadrícula; para ello contaban con la protección de varias unidades de infantería. Una vez terminada la operación avanzaban las compañías de fusileros en línea, empujando a las fuerzas enemigas hacia el centro de la zona. Durante la noche elementos del Viet Cong trataron de romper el cerco, sin embargo, los tres intentos se saldaron en sendos fracasos, registrándose varios heridos entre los asaltantes. Junto a estas operaciones los tailandeses también desarrollaron otras de guerra psicológica. Todos aquellos Viet Cong que se entregasen, de acuerdo con el programa de amnistía Chieu Hoy, eran interrogados y estos interrogatorios grabados. Posteriormente se reproducían estas cintas en grandes altavoces durante varias horas para que otros Viet Cong desertasen, asesinases a sus jefes y entregasen las armas. Se les daba un plazo máximo de cuatro horas, tras lo cual se procedía al ataque final. En primer lugar un avión AC-47 saturaba la zona con fuego de artillería y posteriormente se procedía al asalto definitivo. Como resultado de esta operación 14 enemigos resultaron muertos, 6 prisioneros y 12 de ellos desertaron. Se recuperaron 21 armas ligeras y dos ametralladoras pesadas, quedando la zona completamente libre de presencia de miembros del Viet Cong. 

Hay que destacar que las tropas tailandeses siempre fueron muy remisas a utilizar el apoyo aéreo, justamente al contrario que sus homólogos americanos. Los oficiales de enlace de las Fuerzas Aéreas americanas que participaron en otras operaciones se dieron cuenta que los tailandeses aceptaban de mejor grado los ataques aéreos planificados en vez del apoyo aéreo cercano a tierra. La Plana Mayor de la división de los Black Panhters solicitaba diariamente un ataque aéreo planificado, de tal forma que se podría decir que de forma automática y rutinaria las tropas tailandesas reclamaban estos ataque que los americanos aceptaban cortésmente. Para el apoyo a las tropas en tierra se preferían los helicópteros y aviones dotados de artillería, las peticiones para el uso de aviones de combate rara vez se producía. En cierta ocasión, un oficial americano de enlace  se percató que los oficiales tailandeses no consideraban necesario el apoyo aéreo durante los combates, en vez de solicitarlo mientras se luchaba con los Viet Cong esperaban a romper el contacto con el enemigo y que sus tropas se encontrasen en posiciones seguras antes de solicitar el ataque. Para evitarlo se intentó que los oficiales tailandeses se familiarizasen con esta práctica, así que para hacer una demostración práctica las tropas americanas realizaban lanzamientos con napalm o bombas convencionales frente a observadores tailandeses, situados estos a una distancia más que segura de tres kilómetros. Aún a esa distancia los resultados de los bombardeos eran claramente palpables, así que de forma sistemática los oficiales tailandeses retiraban sus tropas a una distancia de seguridad de tres kilómetros del objetivo antes de que se produjese el ataque aéreo. 

En diciembre de 1969 la retirada de las tropas filipinas produjo un movimiento en la opinión pública tailandesa. El día 19 la prensa de Bangkok informaba que una veintena de miembros del partido del Gobierno habían firmado un escrito en el que solicitaban al Primer Ministro el regreso de las tropas. Se daban como argumentos los cambios que habían supuesto el programa de vietnamización por parte de la administración americana, así como ciertos problemas  económicos y de seguridad de índole domestico. El día 21 el ministro de Asuntos Exteriores, Thanat Khoman comentó a la prensa que el Gobierno estaba barajando la posibilidad de un regreso de las tropas y que el tema debería ser tratado con su homólogo sur vietnamita Tran Chan Thanh para antes de tomar ninguna decisión tener una buena perspectiva del asusto desde distintos puntos de vista. Dos días después se anunciaba que Tailandia mantendría sus tropas en Vietnam del Sur. 

Resultado de imagen de thailand troops vietnam war

Sin embargo, pasados tres meses, en marzo de 1970, se volvió a tratar el tema de la retirada. En una reunión entre el Primer Ministro tailandés y el embajador norteamericano, el primero le indicó que en el caso de una fuerte oposición por parte de la opinión pública su Gobierno tendría que reconsiderar el despliegue de las tropas. Este cambio en la opinión pública tailandesa se produjo en noviembre de ese mismo año y el Gobierno anunció sus planes para retirar las tropas en 1972. La decisión estaba relacionada con el deterioro de la seguridad en Laos y Camboya, el aumento de los problemas de grupos guerrilleros en Tailandia y en la misma política norteamericana de repliegue de tropas. Los planes de retirada se trazaron aprovechando los relevos periódicos de las tropas tailandesas. El quinto reemplazo no sería sustituido por nuevas tropas cuando regresase a Tailandia en agosto de 1971. El sexto reemplazo se desplegaría como estaba previsto en enero de 1971 y regresaría un año después, dando por concluida la misión en tierra. La Marina y las Fuerzas Aéreas deberían regresar a casa antes de enero de 1972. La posibilidad de que quedase un pequeño grupo de tropas, de carácter no combatiente fue negociado con las autoridades sur vietnamitas. Los planes definitivos para el repliegue fueron comunicados a los Gobiernos norteamericano y vietnamita el 26 de marzo de 1971. Los tailandeses propusieron que la 1ª Brigada de la denominada desde agosto de 1970 como Fuerza de Voluntarios del Real Ejército de Tailandia (RTAVF) fuese replegada a finales de agosto de 1971 y las tropas de la 2ª Brigada lo fuese a inicios de 1972. El 3er Batallón se retiró el 15 de enero, el 2º el 25 del mismo mes y el 1er Batallón lo haría el 4 de febrero. Los integrantes de la unidad de la Real Marina tailandesa Sea Horse lo harían en abril de 1972 y la misión aérea lo haría entre abril y diciembre de 1971. Después de julio de 1971 las tropas de la Plana Mayor de la Fuerzas Reales tailandesas en Vietnam,  quedarían reducidas a 204 hombres que se replegaría totalmente en abril de 1972, quedando tan solo una pequeña fuerza de carácter no combatiente. 

En total pasaron por Vietnam cerca de 40.000 soldados tailandeses en diferentes reemplazos entre 1964 y 1972, correspondiendo la mayor parte de ellos a tropas del Ejército de Tierra. Primero a través de un Regimiento de Voluntarios, los Queen´s Cobras, cuyas primeras unidades se desplegaron en julio de 1967, posteriormente una División de infantería compuesta por dos brigadas, la división Black Panhters, y finalmente la Fuerza de Voluntarios del Real Ejército de Tailandia (RTAVF), integrada por sólo una brigada; en total pasaron por todas estas unidades cerca de 38.000 hombres, en seis relevos entre julio de 1968 y febrero de 1972. Por su parte las misiones de ayuda y enlace correspondientes a la Marina, Grupo Sea Horse, y las Fuerzas Aéreas, Grupo Victory, no pasaron de ser una contribución simbólica con apenas unos pocos centenares de hombres en total, durante todo el periodo que duró la intervención en Vietnam, no obstante, fueron estas las primeras ayudas en llegar en septiembre de 1964. Con apenas material de guerra moderno este tuvo que ser suministrado por los norteamericanos, bien a través de los planes de ayuda militar que se suscribieron con el Gobierno tailandés, bien a través de la cesión directa del mismo, recurriendo a los almacenes de las tropas americanas, o bien mediante la aprobación de ayudas económicas extraordinarias. Finalmente, tanto este material como la experiencia de combate adquirida en las selvas vietnamitas sirvieron a las Reales Fuerzas Armadas tailandesas para modernizar su equipamiento y sus tácticas de combate en un momento decisivo en que la guerra se extendía por todo el sudeste asiático, permitiéndoles hacer frente a los movimientos insurgentes que intentaban desestabilizar su propio país.

BIBLIOGRAFÍA:

COMBOY, K. The War in Laos. Oxford: Osprey, 1989.

KATCHER, P. Armies of the Vietnam War. 1962-75. Oxford: Ospery, 1980.

LARSEN, S.R. y COLLINS, J.L. Vietnam Studies: Allied Participation in Vietnam. Whasington: Departament of the Army, 1975.

MELSON, M. Vietnam Marines 1965-73. Oxford: Osprey, 1992.

STANTON, S.L. Vietnam Order of Battle. Whasington: News Books, 1981.

http://www.nsleloi.co.jp/rtavf.htm

http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Vietnam_War_forces_of_Thailand

http://www.nationreligionking.com/defense/international/rtavf/