El 19 de agosto de 1942 5000 soldados canadienses fueron los protagonistas de una terrible prueba de fuego en el desarrollo de las operaciones combinadas, pero gracias a su sacrifico se inicio la etapa de victorias aliadas en las costas del Mediterráneo y Normandía. El lugar, la ciudad costera de Dieppe en la Francia ocupada, la operación se conocía como: Jubilee.

La Segunda División Canadiense al mando del General de División J.H. Robert con los fusileros Mont-Royal de Montreal, el Essex Scottish de Windsor, el regimiento Real de Toronto, el Regimiento Real de Infantería ligera de Hamilton, los Cameron Highlanders de Winnipeg, el regimiento South Saskatchewan mas el Regimiento acorazado de Calgary con 40 tanques Churchill , varios destacamentos de la Black Watch, un Regimiento escocés de Montreal, y 50 Rangers americanos a titulo de observadores en total de 6100 hombres de los cuales 5000 eran canadienses y 1100 británicos fueron las tropas que se tuvieron que enfrentar a la guarnición alemana , la División de Infantería 302 con el apoyo de seis baterías de medio calibre.

El ruido de motores procedentes del mar fue la primera señal de alarma, y los defensores escrutaron el horizonte con sus prismáticos. El rumor se hizo mas intenso cuando, unas oscuras sombras, apenas perceptibles a la difusa luz que procede al alba, aparecieron pronto ante su vista. Los centinelas apostados en la colina desbloquearon los mecanismos de disparo de las armas y a continuación introdujeron los proyectiles en las piezas de artillería. Aquello era ciertamente, un intento de desembarco.

En las embarcaciones de asalto, los componentes del Royal Regiment of Canada, vestidos con el uniforme caqui, observaban con atención su objetivo; la Blue Beach de Dieppe. El capitán Browne, de la artillería canadiense, recuerda que el fuego se inicio, desde uno de los reductos, por lo menos 10 minutos antes de que su embarcación llegase a tierra. Al principio el fuego fue espaciado e impreciso, pero después aumento en intensidad.

Browne, cuya misión era señalar que tipo de fuego de apoyo se precisaba, envió un mensaje en el que comunicaba que las oleadas de cabeza acababan de desembarcar; luego, sorprendido por una inesperada resistencia, descubrió que las ametralladoras enemigas disparaban desde puntos que nadie había localizado antes. Fuimos acogidos por un intenso y certero fuego de ametralladoras ligeras, recordó mas tarde sufriendo graves pérdidas. La 1ª y 2ª compañías, que habían desembarcado justamente enfrente del murallón, se encontraron con un fuego de ametralladoras inesperadamente intenso, procedente de distintas posiciones situadas encima del murallón.
Constituían la primera oleada unos 200 hombres, menos de tres compañías, refiere un informe oficial.

El resto de las tropas, engañado por la imprevista presencia de un segundo barco-guía en el área de reunión, había seguido a esta unidad erróneamente durante algunos minutos. Estas tropas desembarcaron ya a plena luz, como una segunda e improvisada oleada.

Resultado de imagen de Operación Jubilee

A los hombres del regimiento canadiense se les había explicado la necesidad de actuar lo mas rápidamente posible; solo la sorpresa y la oscuridad les permitiría atravesar la playa sin peligro y trepar luego por los estrechos pasos de la escarpa.