Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 4251

Resultado de imagen de la rochelle 1372

La Rochela es la castellanización del topónimo La Rochelle, ciudad y puerto francés, capital del departamento francés de Charente - Maritime, en la región de Poitou - Charentes y fue un importante puerto francés durante la Edad Media.

 

Por qué una Armada castellana en La Rochela

 

En Castilla, entre los años de 1366 y 1369, se desarrolló una guerra civil entre los partidarios de Pedro I y los de Enrique II, guerra en la cual intervinieron tropas extranjeras: Enrique II firmó un pacto con el Rey Pedro IV de Aragón mediante el cual sería ayudado por este en sus pretensiones de ocupar el trono de Castilla; además, firmó asimismo un compromiso con el bretón Bertrand du Guesclin, caudillo -con fama de violento- de unas bandas de soldados mercenarios veteranos de las guerras contra los ingleses, bandas llamadas Compañías Blancas, que cometieron todo clase de tropelías y desmanes durante su estancia en Castilla. Por su parte, Pedro I obtuvo la ayuda militar de Inglaterra, ofreciéndoles como pago el señorío de Vizcaya, pacto firmado en Septiembre de 1366 en la ciudad aquitana de Libourne. Dicha ayuda vendría acaudillada por el príncipe de Gales, Eduardo Plantagenet, conocido como el Príncipe Negro, apelativo dado por el color de su armadura.

 

Así pues, Castilla entraba de lleno en la llamada Guerra de los Cien Años y la Batalla de La Rochela es un episodio más de dicho conflicto.

 

Francia, por medio de su Rey Carlos V, consiguió que en Noviembre de 1368 el Rey castellano Enrique II firmase unos pactos de apoyo militar contra Inglaterra. Una vez firmados dichos pactos, pasó el francés a denunciar los que con el inglés mantenía -firmados en 1360, en Brétigny, cerca de Chartres-, pues pasó a contar con la ayuda de la poderosa Armada castellana.

 

El Rey francés sabía que si quería desalojar a los ingleses de suelo galo debía controlar las plazas más importantes que tenían los ingleses, decidiendo que donde más debía apretar si quería alcanzar esos objetivos era, precisamente, en La Rochela, que era el puerto más importante de Guyena y principal destino de los envíos de tropas, avituallamiento y por donde entraba el dinero para pagar las soldadas de las tropas inglesas acantonados en Francia. Esta ciudad fue tomada por el combinado castellano - francés en agosto de 1372.

 

Así, tras pedir el Francés que Enrique II le mandara ayuda, este ordenó al Almirante Don Ambrosio Bocanegra que armara una flota de guerra y que con el al mando fuese a procurar la defensa de la ciudad e intentar desbaratar cualquier plan inglés. ¡Y a fe que lo hizo!

 

De la misma manera, el Rey inglés Eduardo III, conocedor de la importancia estratégica de La Rochela y la necesidad de mantenerla a toda costa, dio orden a su yerno el conde de Pembroke -un hombre sin conocimientos navales- que asumiera el mando de una poderosa flota que debía, aparte de intentar levantar la presión militar que sobre la ciudad y comarca de La Rochela tenían las tropas castellano - francesas, transportar tropas, armas, avituallamiento y un capital de más de veinte mil libras para procurar la guerra y pagar a los soldados. Desconocedor de lo que le esperaba, partió Pembroke el diez de Junio de 1372 del puerto de Southampton.


Resultado de imagen de la rochelle 1372 

La Batalla Naval

 

Las varias fuentes medievales que sobre esta batalla naval nos hablan, difieren en la información que sobre ella aportan. Así, tenemos al francés Jean Froissart -1337 - 1404-, cronista descaradamente pro inglés, que dice que hubo una superioridad numérica por parte de Castilla. Sin embargo, al compararlo con otras fuentes, se constata que con casi toda la seguridad la situación era más bien al revés. Se estima, como datos más cercanos a la realidad, que hubo entre 20 y 22 barcos castellanos -la mayoría galeras y algunas naos- y 36 naos inglesas, a las que sumar 14 embarcaciones de carga y transporte, aunque Pero López de Ayala, en su Crónicas, afirma que solo fueron 12 galeras castellanas.

 

Parece ser que quien primero llegó a La Rochela fue la escuadra inglesa, la cual, el día 21 de Junio fue avistada por la castellana, entre cuyos capitanes se encontraban, además del almirante Ambrosio Bocanegra, Pedro Fernández Cabeza de Vaca, Fernando de Peón y Ruy Díaz de Rojas, que era el Adelantado Mayor de Guipúzcoa y jefe de las naos.

 

Así, hubo una, digamos, primera toma de contacto, que no revistió mayor importancia, pues lo que Ambrosio Bocanegra pretendía era conocer las naves del enemigo y su estructura para encontrar sus puntos débiles y aprovecharlos en su favor, además de estudiar el lugar y las condiciones en que se iba a desarrollar el combate, que dejó para el siguiente día, retirándose del campo de operaciones.

 

Los inocentes ingleses pensaron que esa retirada no era más que un manifiesto acto de cobardía del Almirante castellano, pero la realidad les demostró posteriormente que en realidad fue una estratagema, una trampa en la que cayeron los ingleses, pues Bocanegra, habiéndose dado cuenta de las condiciones naturales del lugar y de las características de las naves de ambas Armadas, prefirió esperar al día siguiente.

 

Ese día, el 22, cuando durante la bajamar las naves inglesas quedaron varadas, aprovechó el castellano la ocasión antes de que subiera la marea y pudieran volver a ponerse a flote y, así, se acercó a ellas la escuadra castellana rápidamente, sacando ventaja de la mayor ligereza y el menor calado de sus barcos.

Aprovechándose de la inmovilidad de las naves inglesas, pudieron los castellanos descargar sobre los ingleses una tormenta de fuego mediante el uso de bombardas, flechas incendiarias y barcos incendiarios, lo que aquellos no pudieron evitar, dando como resultado que se produjese entre los ingleses una gran mortandad.

 

La derrota inglesa fue absoluta. Estas son los datos:

- todas sus naves fueron quemadas, hundidas o apresadas por los castellanos,

- el conde de Pembroke fue hecho prisionero y junto a él el señor de L´Esparre, 400 caballeros -de ellos 70 de los llamados Espuelas Doradas- y 8.000 soldados el siguiente día 23,

- y que la posesión de la ciudad y de toda la Guyena por parte inglesa se vio drásticamente reducida,

- fue el primer combate naval con artillería de la historia.

Para completar brillantemente la obra, ocurrió que durante el viaje de regreso a Santander, las naves castellanas apresaron, a la altura de Burdeos, a cuatro barcos ingleses más. Todo un triunfo, que se vio coronado por un gesto de inusual humanidad por parte del Almirante castellano, cuando no aplicó las leyes de la guerra al perdonar las vidas de los vencidos, pues la costumbre era o degollarlos o tirarlos al mar y que se ahogaran, aun cuando se hubieran rendido.

 Resultado de imagen de la rochelle 1372

Así relata Pero López de Ayala en su Crónicas el hecho de armas:

 

“Este año ovo nuevas el rey don Enrique cómo Micer Ambrosio Bocanegra, su almirante, con doce galeas suyas, las cuales él avia enviado en ayuda del rey de Francia, estando cerca de la Rochela, que estaba estonce por Inglaterra, llegara y el conde de Peñabroch, que venía por lugarteniente del rey de Inglaterra en Guiana, con treinta e seis naos, e con mucha compaña de caballeros e escuderos e omes de armas e con grand tesoro que el rey de Inglaterra le diera para facer la guerra a Francia; e que llegando el dicho conde de Peñabroch a la villa de la Rochela con las dichas naos, las doce galeas de Castilla pelearon con él, e lo desbarataron, e prendieron a él, e a todos los caballeros e homes de armas que con él venían, e tomaron todos los navíos e tesoros que traían.

“E luego los de la dicha villa de la Rochela, desque vieron preso al conde de Peñabroch tomaron la voz del rey de Francia, e derribaron un castillo que el rey de Inglaterra mandara y facer. Otrosí, que luego esto fecho, que el conde de Peñabroch fue preso, e la Rochela tornada francesa otras villas e castillos de Guiana ficieron eso mesmo, e se tornaron a la obediencia del rey de Francia. E el rey don Enrique ovo grand placer con estas nuevas, e estovo en Burgos fasta que le enviaron allí al conde de Peñabroch, e a los caballeros que con él fueron presos, los cuales eran setenta caballeros de espuelas doradas, e enviáronle todo el tesoro; e fizo por ello muchas mercedes al almirante e a todos los que con él fueran en la dicha batalla de la mar.

 

“E ovo el rey muy grandes rendiciones del conde e de los otros prisioneros, e mucho tesoro de lo que y fue tomado; como quier que muchos de los caballeros que allí fueron presos murieron en la prisión. E estovo el dicho conde un tiempo preso en el castillo de Curiel; e después le dio el rey a mosén Bertrán de Claquín, cuando compró dél a Soria, e Almazán, e Atienza, e los otros logares que él avía en Castilla, en cuenta de cien mil francos de oro. E eso mesmo dio en paga al dicho mosén Beltrán en otras grandes cuantías algunos otros caballeros de los que en esta batalla fueron presos con el dicho conde, entre los quales le dio el señor de Poyana, e al mariscal de Inglaterra, que decían mosén Guischart de Angle, e otros muchos caballeros, segund adelante contaremos”

 Resultado de imagen de la rochelle 1372

Así narra un genealogista inglés la tragedia:

 

"John Hastings: Segundo conde de Pembroke...a quien el rey Eduardo III seleccionó por su experiencia y valor para ser enviado como Teniente a Aquitania, donde arribó al puerto de La Rochela, donde fue sitiado por los franceses la víspera de San Juan Bautista. Pero no fue rápido en hacer entrar sus barcos en el puerto, de tal manera que fue repentinamente atacado por la flota española antes de haber sido capaz de formar una línea de combate, sufriendo una derrota de la cual pocos de sus hombres pudieron escapar.

 

Su escuadra fue enteramente deshecha y sus principales oficiales hechos prisioneros, el tesoro de 20000 marcos que el rey le entrgó para mantener la guerra resultó ser un premio para el enemigo. Posteriormente sufrió cuatro años de áspera cautividad en España, de la cual fue eventualmente liberado mediante la intervención de Beltrand Duguesclin, Condestable de Francia pero murió en el viaje de París a Calais, habiendo sido prisionero de los españoles ¿?

 

Murió en 1375. Su Señoría casó primero con Lady Margaret Plantagenet, cuarta hija de Eduardo III..."

 Resultado de imagen de renaissance italian knights

Las Consecuencias de la batalla

 

1- Consecuencias para Francia

La derrota inglesa tuvo como primera consecuencia permitir la conquista de toda la zona de influencia de La Rochelle, cosa que se consiguió tras dos meses de asedio por parte de un combinado de fuerzas terrestres y marítimas castellano - francesas, siendo este hecho lo suficientemente significativo como para que determinara el decurso de la Guerra de los Cien Años, pues al verse privados los ingleses de esta estratégica ciudad, se veían dificultados para defender lo poco que consiguieron retener de la Guyena, además de la falta de tropas y de avituallamiento -como consecuencia de la derrota naval antes descrita-, consiguiendo Francia recuperar un territorio que consideraba propiedad de la corona gala.

 

2- Consecuencias para Castilla

Para Castilla, su indiscutible y espectacular victoria tuvo como consecuencias favorables una gran repercusión política,militar y económica a nivel internacional, afirmándose como la gran potencia naval en el Atlántico, permitiéndole obtener mayores ventajas y posibilidades a las actividades mercantiles tanto a sus marinos como a los encargados del comercio de lana, pues dado que este comercio entre Inglaterra y Flandes se había visto cortado por causa de la guerra, será a partir de ahora Castilla quien ocupe el puesto en esta actividad, desplazando a la vencida Inglaterra.

 

Así, los castellanos, habida cuenta del poder e influencia que habían adquirido, mandaron erigir y poseyeron un gran almacén en la importante ciudad de Brujas. Gracias a este vuelco de la situación y del statu quo adquirido, fueron tales las ganancias obtenidas por las exportaciones, que dieron lugar a un espectacular auge de la economía de Castilla, pasando Burgos a ser una las urbes más importantes de la Europa Occidental. En palabras del historiador Luis Suárez Fernández “… que el triunfo logrado en La Rochela venía a establecer la superioridad naval de los castellanos, superioridad que no se vería comprometida seriamente hasta los tiempos de La Invencible”.

 

De esta manera, podemos decir que como consecuencia de aquella importante victoria, las aguas del Canal de la Mancha pasaron a convertirse en un espacio marítimo de libre trayecto para los marinos de Castilla, sobre todo para los originarios de las tierras de Cantabria y de Vascongadas.

 

3- Consecuencias para Inglaterra

Para Inglaterra supuso ser la perdedora de este juego de alianzas políticas y militares, pues perdió en su mayor parte las posesiones territoriales que en Francia tenía, así como su influencia política en los asuntos de Francia. De la misma manera perdió su poder naval y el control que ejercía mediante la piratería en las aguas del Atlántico y del Canal de la Mancha, cosa que influyó de manera importante en la actividad económica del reino inglés, pues ya no contaba con libertad de actuación en el mar al no poder disponer de la totalidad de su flota militar.

 

No obstante esta derrota intentó el Rey Eduardo volver a mandar un ejército a aquella comarca, poniéndose el al mando y pasar a la Guyena, pero con la mala suerte de que todas las veces que se embarcó hubo de volver a puerto debido a las malas condiciones meteorológicas, costándole esta empresa sin empezar siquiera la cifra de un millón de libras esterlinas: Una fortuna tirada a la basura.

 Resultado de imagen de la rochelle 1372

Los Protagonistas

 

1- Ambrosio Bocanegra Piesco

Ambrosio Bocanegra, del que se desconoce su fecha de nacimiento, fue un marino castellano de origen genovés. Era sobrino de Simón Bocanegra, el primer dogo de Génova, e hijo del también genovés Gil Bocanegra y de María Piesco.

Debido a los servicios prestados por su padre al rey Alfonso XI, este concedió a los Bocanegra la villa andaluza de Palma del Río, donde se asentaron. Pero como consecuencia del alineamiento de Gil Bocanegra con el bando de Enrique II, Gil fue hecho prisionero y condenado a muerte por orden de Pedro el Cruel en 1367, y para no sufrir un destino semejante al de su padre, Ambrosio huyó a Francia y pasó a formar parte de la corte de Enrique en el exilio.

 

Tras la muerte de Pedro I y la ascensión al trono de Enrique II en 1369, Ambrosio recuperó su señorío sobre Palma del Río, villa a la concedió en 1371 una carta puebla, por la cual sus habitantes, que en su mayor parte eran mudéjares, pasaban a ser hombres libres. Así mismo, reconoció el derecho de los musulmanes a regirse por sus propias leyes y jueces, salvo en los casos de adulterio con mujeres cristianas, en los cuales los infractores serían quemados en la hoguera sin excepción, aunque esto era común en la Castilla de aquel tiempo debido a las leyes que se promulgaron.

 

Ambrosio Bocanegra se unió a la armada castellana, de la que llegaría a ser Almirante durante el reinado de Enrique II. En 1371 cosechó una amplia victoria contra una armada portuguesa en la desembocadura del Guadalquivir, hecho que llevaría al rey Fernando I de Portugal a firmar la paz con el rey castellano poco después.

 

No fue ésta, empero, el mayor éxito militar de Bocanegra, sino la que conseguiría al año siguiente, cuando, de acuerdo con la alianza que unía a las coronas de Francia y Castilla, derrotó estrepitosamente a la armada inglesa en la Batalla de La Rochela e hizo prisionero a su comandante, el Conde de Pembroke, a quien mandó a presencia de Enrique II en Burgos junto con sus principales caballeros. Esta victoria dio el control del Atlántico y del Canal de la Mancha a castellanos y franceses, lo que posibilitó que tropas de ambos reinos realizasen una serie de ataques y desembarcos a lo largo de la costa sur de Inglaterra, que llevarían finalmente a este reino a solicitar la paz en 1375.

En 1373, de nuevo guerreó contra Portugal, pues su rey, atendiendo a la petición de ayuda de su homólogo inglés, reanudó la guerra contra Castilla. Tras un breve ataque sobre Lisboa los portugueses pidieron la paz, antes de que se produjesen daños mayores.

Ambrosio murió poco después, en 1374, reemplazándole como Almirante Mayor de Castilla Fernando Sánchez de Tovar.

 

2- El conde de Pembroke

El conde de Pembroke, de nombre John Hastings Mortimer, fue el segundo portador de dicho título, cuarto señor de Hastings y barón de Abergavenny y nació en Sutton Valence, Maidstone, Inglaterra, el 29 de Agosto de 1347. Era hijo de Laurence Hastings y Agnes Mortimer. Casó el 19 de Mayo de 1359 con Margarita de Plantagenet, hija de Eduardo III de Inglaterra, aunque esta falleció en 1361. Posteriormente, en Julio de 1368 se volvió a casar, esta vez con Anne Manny, con quien tuvo un hijo.

 

Estuvo combatiendo en Castilla junto al Príncipe Negro durante la guerra civil que enfrentó a Pedro I y a Enrique II.

 

Fue nombrado Caballero de la Orden de la Jarretera en 1369, año en que fue hecho prisionero en una incursión que tropas inglesas realizaron sobre la ciudad de Poitou y de donde fue rescatado por Sir John Chandos. Al año siguiente, 1370, volvió a luchar junto al Príncipe Negro en el asedio y toma de Limoges y, como acabamos de ver, entre el 22 y 24 de Junio de 1372, siendo Almirante de una flota inglesa que transportaba tropas, armamento, avituallamiento y las pagas de los soldados ingleses en Francia, fue sorprendido por una flota castellana al mando del Almirante Ambrosio Bocanegra frente a La Rochelle, donde tras un combate naval fue estrepitosamente derrotado, sus barcos destruidos o capturados y los soldados que no murieron fueron hechos prisioneros: 8.000 soldados y 400 caballeros, de los cuales 70 eran de los llamados Espuelas Doradas.

 

Pembroke y sus setenta Espuelas Doradas fueron despachados para la ciudad de Burgos, a la presencia del rey Enrique II, el cual decreto para el tres años de prisión en Santander, y desde donde Pembroke ofreció a sus captores un rescate por valor de 130.000 maravedíes -120.000 francos-, siendo fiadores del pago el duque de Láncaster y los Burgomaestres y Esclavines de la villa de Brujas,, depositado un primer pago en la Magistratura de esa ciudad de Brujas, tras lo cual Enrique II se lo entregó al condestable francés Bertrand du Guesclin, quien en seguida lo trasladó primero a Picardía y después a Guyena, donde falleció el 16 de Abril de 1375.

 

Su viuda fundó posteriormente un Colegio en Cambridge para que quedara ilustre memoria de él.

 

Fuentes Documentales

 

1 - en.wikipedia.org/wiki/John_Hastings,_2nd_Earl_of_Pembroke

2 - http://www.themcs.org/characters/John%20Hastings.htm

3 - El poder naval en los reinos hispánicos. José Cervera Pery. Ed. San Martín, Madrid 1992

4 - es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_La_Rochelle

5- Crónicas. Pero López de Ayala. Clásicos Universales Planeta. Ed. Planeta, S. A. Barcelona 1991

6- La dinastía de los Trastámara. Julio Valdeón Baruque. Fundación Iberdrola. Ediciones El Viso.

Diciembre de 2006.

7- Historia de España, tomo 10. Historia 16. Madrid 1995.

8- es.wikipedia.org/wiki/Ambrosio_Bocanegra.

9- http://www.bisabuelos.com/ape/bocanegra.html

10- http://www.afuegolento.com/noticias/102 ... glio/3895/         

11- Anales de Flandes. Tomo I. Emanuel Sueyro. Casa de Pedro y Juan Beleros, Anvers 1624.

12- http://www.somos.vicencianos.org/blog/2011/04/ano-1627/

 

13- "A general heraldic dictionary of the peerages of England, Ireland and Scotland. Extint, dormant and in abeyance". Página 254.John Burke. Ed. Henry Colburn and Richard Bentley. London 1831.

FORO DE DISCUSIÓN