Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 882

La batalla.

La información de Keyes sobre los arreglos defensivos alemanes en el Bight resultó ser precisa, en estas primeras semanas de la guerra los mandos de la Kaiserliche Marine pensaban que la, en su opinión, muy superior Royal Navy, atacaría y provocaría una batalla frente a Heligoland. Mientras tanto, dice la historia naval alemana, “nuestra tarea era mantener Heligoland Bight y las desembocaduras del río libres de submarinos y minas británicas para no encontrarnos bloqueados”. Los alemanes consideraron usar campos minados defensivos en la Bahía pero los Comandantes principales temían que estos obstaculizaran demasiado el movimiento de sus propias fuerzas de superficie en la batalla que estaban seguros llegaría, por lo que en lugar de campos minados, los alemanes constituyeron, como habían observado los Comandantes de submarinos de Keyes, elaboradas y extensas patrullas de destructores, cruceros ligeros y submarinos. Siguiendo de nuevo la historia naval alemana: "Esforzamos demasiado a nuestros destructores y cruceros ligeros en esta labor, especialmente el personal, las calderas y los motores de los destructores. En servicio de patrulla teníamos no menos de cuatro cruceros ligeros y dos Flotillas de destructores durante el día y cinco cruceros ligeros y tres Flotillas de destructores por la noche”.En la mañana del 28 las patrullas defensivas alemanas alrededor de Heligoland consistían en la 1ª Flotilla de destructores formada por una docena de unidades modernas que establecían una línea de patrulla exterior a unas 29 millas al Norte y al Oeste de Heligoland, con una línea interior constituida por 3ª División de dragaminas a aproximadamente 12 millas náuticas, mientras en los alrededores de Heligoland se encontraba la 5ª Flotilla de destructores y tres cruceros ligeros.

Imagen
HMS Fearless.



A las 5:00 de la mañana del 28 de Agosto el Comodoro Tyrwhitt se dirigía según lo planeado para alcanzar la ubicación a doce millas al Noroeste de Heligoland a las 8:00 horas, a bordo del HMS Arethusa y con los dieciséis destructores de la 3ª Flotilla siguiendo su curso y el HMS Fearless con sus quince destructores dos millas por detrás, mientras los seis cruceros ligeros del comodoro Goodenough se encontraban a unas ocho millas de la primera formación. Cuando comenzó a amanecer el mar estaba en calma y el cielo despejado, aunque hacia tierra una neblina brumosa flotaba sobre el agua, reduciendo la visibilidad a poco más de 4.000 metros. Los submarinos HMS E-6, E-7 y E-8 , el cebo designado, emergieron y avanzaron hacia Heligoland con el fin de atraer la atención de los destructores germanos, siendo avistado un periscopio por el destructor G-196, quien dio la alarma antisubmarina sobre las 6:00. Una hora más tarde desde el HMS Arethusa y a unos 4.500 por su proa se descubre al destructor G-194, quien viró inmediatamente en dirección a Heligoland para obtener la protección de sus baterías de costa, al tiempo que trasmitía por radio “atacado por cruceros enemigos”, siendo perseguido por cuatro destructores británicos. Esta señal llegó a Franz Hipper, quien además de comandar los cruceros de batalla estaba a cargo de la defensa de la Bahía, y quien ordenó a los cruceros ligeros alemanes que acudiesen en apoyo de los destructores de guardia. Tres eran los asignados en la mañana del 28 a esa labor, el SMS Stettin que se encontraba a medio vapor a sotavento de Heligoland, con el SMS Frauenlod cerca del anterior y el SMS Ariadne en la Bahía de Jade, mientras otros siete permanecían anclados en distintos puertos, los SMS Köln, Strassburg, Rostock y Kolberg en Wilhelmshaven, el SMS Mainz amarrado en la desembocadura del río Ems, mientras los SMS Danzig y Munchou se encontraban en Brunsbuttelkoog, en el extremo occidental del Canal de Kiel. En Wilhemshaven, también se encuentran los cruceros de batalla de Hipper, los SMS Seydlitz, Moltke y Von der Tann, aunque el SMS Seydlitz se encontraba parcialmente discapacitado con problemas en los condensadores. En cualquier caso ni los cruceros de batalla ni los acorazados podrían alcanzar el Bight hasta el mediodía, cuando subiese la marea, pues un banco de arena en la desembocadura del Jade impedía que buques de gran calado pudiesen atravesarlo con marea baja.

Antes de que se inicien los combates debemos tener presente la principal característica que determinó el resultado de los mismos, y esta no es otra que la inferioridad artillera de los buques alemanes respecto a sus contrapartes británicos, pues mientras los destructores de la Royal Navy estaban armados con piezas de 101 mm (proyectil de 14 kilos) los de la Kaiserliche Marine lo estaban con cañones de 8,8 cm (proyectil de 10 kilos), y lo mismo ocurría con los cruceros ligeros de una y otra parte, pues los británicos más modernos montaban entre dos y nueve piezas de 152 mm (proyectil de 45 kilos) contra la decena de cañones de 10,5 cm (proyectil de 14 kilos) a bordo de los cruceros ligeros de la Kaiserliche Marine. Curiosamente el armamento secundario de todos los cruceros de batalla y dreadnoughts germanos consistía en cañones de 15 cm, mientras en la gran mayoría de acorazados británicos (hasta la clase Iron Duke) y en todos sus cruceros de batalla (excepto en el HMS Tiger) eran de 101 mm.

Imagen
Cañón de 10,5 cm.

Suponiendo que solo se trataba de una incursión de destructores británicos, Hipper ordenó a los tres cruceros ligeros en el mar que acudiesen en ayuda de la línea de patrulla, mientras los que se encontraban en puerto debían aumentar vapor y zarpar según estuviesen preparados para ello, de forma individual, lo que resultó un error, como veremos.

Imagen
Mapa primera fase de la batalla.

El primer buque en entrar en acción fue el SMS Stettin, siendo tomado como blanco por los cruceros y destructores británicos, de tal modo que “el barco parecía estar navegando en agua hirviendo”. Tuvo fortuna y solo resultó alcanzado por un proyectil que dejó fuera de combate el cañón de estribor número 4, sufriendo la muerte de dos hombres y otro más gravemente herido, alcanzando con algunos impactos al HMS Arethusa, pero en vista de que había logrado su propósito de cubrir la retirada de los destructores propios y que el buque no podía dar toda su velocidad por no haber alcanzado levantar todo el vapor necesario, su Capitán decidió virar momentáneamente para regresar al combate cuando pudiese desarrollar su velocidad máxima. Le tomó el relevo el SMS Frauenlob, que a las 8:09 se involucraba en un combate directo contra el HMS Arethusa librado a corta distancia, en el cual los dos cañones de 152 mm que montaba este último le debieron proporcionar una ventaja decisiva, pero los defectos de su apresurado comisionamiento se hicieron patentes en ese instante, cuando dos piezas de 101 mm se atascaron. El fuego alemán fue excelente, logrando unos 25 impactos con sus piezas de 10,5 cm en el crucero británico, que deshabilitaron el cañón de popa de 152 mm, demolieron los tubos lanzatorpedos, causaron inundaciones en la sala de máquinas y rompieron una tubería de alimentación, cayendo la velocidad a solo diez nudos. Otro impacto alcanzó el puente, matando al Oficial de señales de Tyrwhitt, aunque el Comodoro resultó ileso; en total las bajas sumaron once muertos y dieciséis heridos, un número afortunado dada la cantidad de proyectiles encajados. También el tiro del HMS Arethusa resultó satisfactorio dado que solo disparaba con su pieza proel de 152 mm, alcanzando en diez ocasiones al SMS Frauenlob, que sufrió daños relativamente graves y la pérdida de su Capitán y otros cuatro hombres, así como 32 heridos. Tras perderse el enemigo entre la niebla los alemanes deciden retirarse hacia Heligoland, tomando a remolque al dragaminas T-33, y tras dejarle en la isla se dirigieron hacia Wilhelmshaven.

Imagen
SMS Frauenlob.

El combate contra el SMS Frauenlob había durado unos pocos minutos, pero estas escaramuzas estaban retrasando el plan británico del barrido hacia el Oeste, eran las ocho y cuarto cuando Tyrwhitt ordenó que su fuerza se reagrupase y reanudarlo, pero casi inmediatamente sobrevino otro combate, cuando seis destructores alemanes de la 1º Flotilla, informados de la presencia de barcos enemigos, intentaban regresar a su base para ir a toparse con el grueso de la formación británica. Gracias a la niebla cinco de ellos consiguen esquivarla, mientras los proyectiles caen alrededor de su líder, el V-187, que huye hacia el Sur perseguido por los destructores británicos, que disparando a unos 5.000 metros no logran alcanzarle, parece que el zerstorer conseguirá zafarse de sus perseguidores cuando, para sorpresa de estos, vira en redondo y se dirige directamente hacia ellos. El motivo es que el Comodoro Goodenough había destacado a los cruceros HMS Nottingham y Lowestoft, con los cuales se topó el V-187, que logra atravesar la sorprendida primera línea británica pero no así la segunda, resultando blanco de varios proyectiles que le dejan al garete. Dando por concluido el combate cuatro destructores británicos bajan sus botes para recoger a los marinos alemanes antes de que el pequeño barco se hunda, pero este gesto resulta malinterpretado por sus tripulantes, que aún mantienen la bandera arriba y piensan que el enemigo intenta capturar su buque, disparando un cañonazo que alcanza al HMS Goshawk. Inmediatamente se reanuda el cañoneo, al mismo tiempo que las cargas de demolición detonan en el casco del V-187, que se hunde junto a 24 de sus hombres sin arriar la enseña. Se renueva la recogida de supervivientes con los botes cuando de repente varios proyectiles levantan blancos surtidores en el agua y un crucero de tres chimeneas aparece entre la niebla, se trata del SMS Stettin, que con toda la presión en sus calderas regresa al combate. Los destructores británicos huyen a toda velocidad tras recoger rápidamente a sus hombres, a todos menos dos botes del HMS Defender que se encuentran demasiado alejados, de modo que su Capitán decide abandonarlos para salvar el barco. De este modo un Oficial y nueve marineros británicos, junto a veintiocho náufragos alemanes, quedan a la deriva en ambos botes con una suerte incierta, sin saber que la escena ha sido observada por el submarino E-4, que lanza un torpedo contra el SMS Stettin, pero el crucero logra esquivarlo al tiempo que trata de embestirlo, obligando a que se sumerja. Cuando trascurridos veinte minutos su Comandante iza el periscopio no hay ningún barco a la vista, de modo que emerge junto a los botes, recoge a los nueve británicos del HMS Defender y a tres alemanes “como muestra”, el Capitán, un Suboficial y un marinero. Al resto les entrega agua, galletas y una brújula, indicándoles la dirección de Heligoland, a unas 14 millas de distancia.

Imagen
SMS V-187

Con este combate se cierra la primera fase de la batalla, en la cual los británicos han sufrido graves averías en el HMS Arethusa, mientras los alemanes han perdido un destructor y sufrido daños de consideración en otro, dos dragaminas y el crucero SMS Frauenlob, pero lo peor para ellos estaba por llegar.

Imagen
V-138 class torpedo boat (a la que pertenecía el G-194)

La 5ª Flotilla de destructores alemanes y la 3ª de dragaminas se dirigían rumbo Norte cuando se escucharon los cañonazos de los cuatro destructores que perseguían al G-194, y al poco tiempo a diez destructores que saliendo de entre la niebla se dirigían directamente hacia ellos, y es que Tyrwhitt, preocupado por sus cuatro destructores destacados, había abandonado temporalmente el barrido hacia el Oeste para poner proa al Este. Fue una sorpresa para los alemanes, pues el aviso del G-194 fue recibido únicamente en Wilhelmshaven y pensaban que solo debían tratar con una alarma submarina, de modo que viraron en dirección a la protección que podrían proporcionarles las baterías de 30,5 cm ubicadas en la isla. La diferencia de velocidades entre los destructores de uno y otro bando resultaba marginal, alrededor de 30 nudos en ambos lados, pero tras varias semanas de patrulla el V-1 tenía problemas en los motores y su velocidad cayó a 20 nudos, quedando por lo tanto rezagado y resultando alcanzado por un proyectil que le causó un muerto y dos heridos. Los cinco dragaminas de la 3ª Flotilla solo alcanzaban 23 nudos de andar y pronto se vieron rodeados de piques, resultando alcanzados los T-33 y D-8, este último por tres impactos que causaron la muerte de su Capitán y 16 heridos. Llegados a la altura de Heligoland el destructor G-9 urgió a que sus baterías abriesen fuego contra el enemigo, pero la espesa niebla impedía que sus artilleros fuesen capaces de distinguir los buques propios de los rivales, por lo que se abstuvieron de disparar, aunque al reconocer la isla los británicos detuvieron la persecución. Eran las 7:58 y en ese momento los cruceros ligeros SMS Frauenlob y Stettin hacían su aparición en escena, persiguiendo a los destructores británicos que, siguiendo la doctrina establecida, se retiraron hacia los HMS Arethusa y Fearless, lo que daría lugar al primer combate entre cruceros del día.

Imagen
SMS Stettin

Foro de discusión:

https://elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=101&t=12597

Lectura recomendada:

Resultado de imagen de Batalla de Coronel